Energías alternativas, ¿qué opciones se están estudiando?

Nadie puede poner en duda a estas alturas los desastres que está suponiendo la contaminación del planeta. A medida que las energías fósiles se van agotando, provocan efectos devastadores tanto en la atmósfera, como en el agua y el suelo.

Llegado este punto, queda claro que no se puede seguir dependiendo tan solo de combustibles fósiles, y se hace fundamental recurrir a las energías alternativas. Las renovables son cada vez más importantes en la economía española, de la mano de empresas como la comercializadora de energía Enérgya VM.

¿Por qué es necesario explorar nuevas formas de energía?

El tiempo apremia, ya que los combustibles fósiles llegan a su límite, y surgen necesidades nuevas. Situaciones tan graves como el cambio climático a nivel global, se dan como consecuencia de la excesiva contaminación. La cual podría reducirse mejorando y desarrollando más las energías renovables.

Las renovables han ganado terreno en el mercado internacional, teniendo mayor capacidad cada vez, y un diseño más sofisticado. Razón por la cual, se siguen estudiando otras fuentes de energía alternativas que no resulten perjudiciales para el medioambiente.

¿En qué consisten exactamente las energías alternativas?

Son consideradas como energías alternativas aquellas que son capaces de generar energía sin contaminar el medioambiente. Estas son más eficientes cuando aprovechan energía natural o residuos, como es el caso de la biomasa.

Energías renovables como la solar, la eólica, la hidroeléctrica, geotérmica etc. Son ampliamente conocidas ya. Pero estas no son las únicas fuentes de energía alternativas presentes en el planeta, ya que existen otras que aún no se han explotado suficientemente. Entre ellas, las dos siguientes.

Energía obtenida mediante el agua salada

Esta es conocida como energía de agua salada o energía marina, y consiste en obtener energía a partir de la ósmosis de agua de mar. Se trata de una fuente prometedora como energía renovable, de cara al futuro. Pero lo cierto es que aún no ha sido explotada debidamente, ya que es necesario invertir una importante cantidad de energía en la desalinización del agua.

Lo que se busca en este caso es justamente lo contrario, añadir sal al agua. Al añadir sal al agua, a través de un proceso llamado electrodiálisis, se genera energía. Dicha fuente alternativa no ha sido explotada aún por varias razones.

Entre ellas, la escasez de agua dulce en este planeta. Muchas zonas del mundo carecen de agua dulce, por lo cual, no se puede salinizar agua dulce e inutilizarla para crear energía. En el caso de que el proceso de ósmosis para desalinizar el agua no fuese tan costoso a nivel energético, probablemente se hubiese intentado ya.

La energía del heliocultivo

Sin duda alguna, un tipo de energía de lo más curioso. Fue utilizada ya en su momento por una empresa, y consiste en crear un combustible de hidrocarbón, que se obtiene mezclando agua salobre, organismos fotosintéticos, dióxido de carbono, nutriente y luz solar.

Después de mezclar todo esto, se consigue un combustible directamente que no tiene que ser refinado. Por el contrario, se da uso al proceso natural de la fotosíntesis para producir el combustible listo para su uso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *