Química

La propensión de las buckybolas a acumularse en tejidos vivos de animales

(NC&T) Las buckybolas pueden encontrar un uso extenso en el futuro en productos y aplicaciones muy variados, que van desde por ejemplo nanovehículos para suministro ultrapreciso de medicamentos anticáncer hasta recubrimientos ultraduros para armaduras militares, pasando por sensores químicos y tecnologías de almacenamiento del hidrógeno para baterías y células de combustible de automóviles.

"Debido a sus numerosas aplicaciones potenciales, es importante averiguar cómo reaccionan las buckybolas en el medio ambiente y cuáles podrían ser sus posibles impactos medioambientales", advierte Chad Jafvert, profesor de ingeniería civil en la Universidad Purdue.

Los investigadores mezclaron las buckybolas en una solución de agua y un producto químico denominado octanol, con propiedades similares a los tejidos grasos de los animales. Jafvert y Pradnya Kulkarni han sido los primeros en documentar cuán prontamente pueden las buckybolas "dividirse" o distribuirse en el agua, la tierra y los tejidos grasos en la fauna en libertad como por ejemplo los peces.

Los resultados indican que las buckybolas tienen más probabilidades de dividirse dentro de los tejidos grasos que el pesticida prohibido DDT. Sin embargo, mientras el DDT es tóxico para la fauna, las buckybolas no tienen por ahora efectos tóxicos documentados.

"Este trabajo señala la necesidad de un mejor conocimiento sobre dónde van a parar estos materiales cuando se liberan en el medio ambiente", advierte Jafvert. "Nuestros resultados demuestran que serán absorbidos por los peces y otros organismos, posiblemente hasta niveles tóxicos. Esto, sin embargo, sólo indica el potencial de las buckybolas para su bioacumulación. Una vez absorbidas, podrían descomponerse dentro de un organismo, o hacerlo antes en el entorno.

Los investigadores todavía no saben si las buckybolas se van a descomponer en el medio ambiente o serán metabolizadas por los animales, reduciéndose el riesgo de que se acumulen en los tejidos grasos.

"Por ejemplo, los humanos no bioacumulamos los azúcares porque los procesamos, pero sí bioacumulamos otros compuestos que no metabolizamos", explica Jafvert. "Si tenemos la capacidad de metabolizar las buckybolas, no las bioacumularemos".




Más artículos
Refinerías de agua
Coenzima Q10
Humo líquido
Baterías de fosfato de litio-hierro
Agua dentro del cuerpo
Almacenamiento eléctrico en polímeros
Nanotecnología purificadora de aire
Extracción de hidrógeno del petróleo
Ultracondensadores con grafeno
Buckybolas
Análisis químico de huellas dactilares
Método para obtener gasolina
Método para producir biocombustibles
Experimento de Miller
Material termoeléctrico
Amortiguar ruidos molestos
Material para células solares
Diamantes industriales grandes
Evolución del reino mineral
Sulfuro de hidrógeno