Química

Plástico ecológico producido por bacterias

(NC&T) Encontrar alternativas a los productos derivados del petróleo, como los plásticos, ayudará a aumentar su sostenibilidad. Tan sólo en Estados Unidos, se desechan anualmente unos 30 millones de toneladas de plástico, y más del 90 por ciento de esta cantidad no se recicla todavía.

Los bioplásticos pueden, con facilidad, reemplazar a los plásticos convencionales porque, en líneas generales, se puede trabajar con ellos del mismo modo con que se trabaja con los tradicionales. Además, los bioplásticos son biodegradables y no son derivados del petróleo, lo que los convierte en un material mucho más sostenible.

Los bioplásticos están hechos de un compuesto llamado PHA. Las bacterias acumulan PHA en presencia de una fuente excesiva de carbono, al igual que los humanos acumulan depósitos de grasa en sus cuerpos cuando consumen alimentos en exceso.

El mayor problema en la producción de bioplásticos a gran escala es el costo de la misma. En la actualidad, los bioplásticos son dos veces y media más caros que los plásticos derivados del petróleo. Pero a medida que el precio del petróleo aumenta, esta diferencia se va haciendo cada vez menor.

Plástico ecológico producido por bacterias
Libbie Linton. (Foto: Utah SU)
Los factores de ese coste elevado de producción incluyen al carbono empleado para ayudar a las bacterias a producir PHAs, el proceso de purificación, y los costos de operación, como por ejemplo los tanques que albergan a las bacterias productoras de PHA.

El proyecto de Libbie Linton, una investigadora de la Universidad Estatal de Utah, se centra en las maneras de eliminar o reducir uno o más de estos costos. Para hacer más verde aún esta idea, busca aprovechar entornos o procesos naturales, y emplear los subproductos provenientes de otros procesos de producción.

Los desechos lácteos tratados en un digestor anaerobio se emplean para favorecer el crecimiento de ciertas algas empleadas en la producción de biodiesel. La producción de bioplásticos puede ser integrada en este proceso empleando los desechos lácteos, ricos en nutrientes y especialmente en carbono, para alimentar a los organismos productores de PHA que suelen estar de manera natural en los desechos lácteos.

Emplear los desechos para hacer bioplásticos resuelve dos problemas al mismo tiempo. En primer lugar, aporta un tratamiento de desechos sostenible, evitando la contaminación del medio ambiente. En segundo lugar, al añadir un producto de alto valor, como son los bioplásticos, al proceso de producción de biodiesel, el costo de ambos productos puede reducirse.




Más artículos
Proceso de fabricación con titanio
Disolución y cristalización de proteínas
Materiales de construcción hechos de ceniza
Radiación de microondas
Catalizador del metano
Purificar agua para beber
Enzimas vegetales
Superaislantes
Proteínas motoras
Biocombustibles de algas
Resistencia de mosquitos al DDT
Química del agua desalada
Imagen nanométrica del suelo
Fluorescencia láser
Capa superdura de los diamantes
Plástico ecológico producido por bacterias
Tamaño de nanorracimos
Comportamiento de los materiales amorfos
Producción barata de hidrógeno
Nanotubos naturales