Química

Incorporar autoensamblaje biológico en dispositivos electrónicos para que se autorreparen

(NC&T) Gracias a estos caracoles marinos y a un momento de inspiración, Angela Belcher, Profesora de Ciencia e Ingeniería de los Materiales, así como de Ingeniería Biológica, del MIT, está desarrollando nanomateriales inteligentes, que son híbridos de componentes orgánicos e inorgánicos, comenzando con una batería recargable, basada en la biología, que se parece al film plástico para envolver alimentos.

El momento de inspiración súbita de Belcher se produjo diez años atrás. Éste surgió de su larga fascinación hacia un caracol marino, el abulón, y de su iniciativa al formularse una pregunta del tipo de "¿Qué pasaría si...?".

La pregunta fue "¿Qué pasaría si pudiéramos ensamblar materiales tal como lo hace el abulón, pero sin estar limitados a un elemento? ¿Y qué pasaría si pudiéramos unir proteínas a otros elementos en la tabla periódica y desarrollar nuevos materiales?"

Su momento de inspiración ha lanzado un nuevo capítulo en la bioingeniería; ha conducido al desarrollo de nuevos nanomateriales inteligentes, capaces de hacer avanzar la óptica y la electrónica.

Autoensamblaje biológico en dispositivos electrónicos
Angela Belcher. (Foto: Donna Coveney)
Con sus colegas del MIT Paula Hammond, Profesora de Ingeniería Química, y Yet-Ming Chiang, profesor de ciencia e ingeniería de los materiales, Belcher ha desarrollado la primera batería biológica recargable de tamaño nanométrico.

La batería de Belcher contiene un virus que ella y sus colegas diseñaron para encerrarse a sí mismo en óxido de cobalto. La batería tiene el aspecto de una película transparente. Este film transparente algún día podrá ser vertido sobre el objeto al que se le quiera suministrar energía, como una capa de pintura energizante.

Fabricar películas virales puede proporcionar nuevas maneras de organizar las moléculas para ayudar en la creación de nuevos materiales electrónicos, ópticos y magnéticos.

Chips ultrapequeños de ordenador, células de combustible, sensores de nanocristal "inteligentes", muchas cosas son posibles con los materiales híbridos, según Belcher. Y acaso la más importante, la capacidad de autorreparación para aparatos de uso cotidiano. Las conchas de abulón son autoensamblables. ¿Y si pudiéramos hacer un material que fuese autorreensamblable? ¿Y si los iPods y otros dispositivos portátiles pudieran reparar genéticamente sus propias fisuras cuando caen al suelo y se estropean?




Más artículos
Enzimas descomponen la celulosa
Estructura del colágeno
Líquidos enriquecidos con nanopartículas
Emisiones de óxido de nitrógeno
Enzima repara el ADN
Compuesto plástico biodegradable
Catalizadores eficientes
Materiales autorreparantes
Autoensamblaje biológico en dispositivos electrónicos
Captura de CO2
Generación bacteriana de electricidad
Nuevo catalizador
Filtrar el estroncio-90
Turbinas de motores a reacción
Movimiento de partículas en un fluido
En el grafeno, los electrones viajan más rápido
Fuerza de la seda de araña
Miedo, estrés y ansiedad
Buckybolas de hidrógeno
Oxidar contaminantes