Aves rapaces y pequeños mamíferos compartieron cuevas con los neandertales

Un artículo que acaba de publicar la revista Comptes Rendus Palevol, con Anna Rufà, becaria predoctoral en el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), como firmante principal, constata que las aves rapaces nocturnas y pequeños mamíferos carnívoros como el zorro compartieron espacio con los neandertales en la Cova de les Teixoneres durante el Paleolítico medio, hace entre 40.000 y 50.000 años, aproximadamente.

Tanto estos animales como los homínidos consumieron dentro de la cavidad conejo y liebre

Tanto estos animales como los homínidos consumieron dentro de la cavidad conejo y liebre (lepóridos). «Esto permite constatar que Homo neanderthalensis era capaz de explotar un amplio espectro faunístico», comenta Anna Rufà.

«El estudio zooarqueológicos y tafonómico de estos lepóridos ha permitido identificar la presencia de aves rapaces nocturnas, así como pequeños mamíferos carnívoros -como el zorro- como agentes acumuladores de lepóridos en Teixoneres. Lo hemos podido saber porque que estos predadores han dejado rastros de consumo sobre los huesos, tales como marcas de dientes (depresiones y surcos) o corrosiones digestivas leves», puntualiza la misma investigadora.

Además, aunque en menor grado, los grupos humanos también intervienen sobre los restos de lepóridos, pudiendo identificar marcas de corte, huesos quemados y fracturas intencionales sobre algunos restos.

«Este comportamiento permite constatar –apunta Anna Rufà– que los neandertales eran capaces de explotar un amplio espectro faunístico (desde grandes ungulados hasta conejos). En el caso de los lepóridos, los perfiles de sexo y edad de los individuos demuestran una caza de tipo oportunista, que se podría asociar a ocupaiones de corta duración».

Estudios de microdesgaste dental

La ocupación de la Cova de les Teixoneres por parte de los neandertales son estancias de corta duración, localizándose cerca de la entrada

Por otra parte, en un nuevo artículo publicado en el Journal of Archaeological Science, encabezado por Carlos Sánchez-Hernández, ex alumno del Máster de Arqueología del Cuaternario y Evolución Humana de la URV, se reafirma que la ocupación de la Cova de les Teixoneres por parte de los neandertales son estancias de corta duración, localizándose cerca de la entrada.

Se ha llegado a esta conclusión con el análisis de los patrones de microdesgaste dental y de erupción dental de los grandes mamíferos herbívoros (ungulados) más abundantes en el registro arqueológico de Teixoneres: el ciervo y el caballo.

El microdesgaste dental estudia las marcas microscópicas relacionadas con la alimentación, las cuales son sustituidas por otras nuevas en un período relativamente corto de tiempo, borrando paulatinamente las anteriores. Este fenómeno se utiliza como indicador de la nutrición de los últimos días de vida de un animal. El estudio de la variabilidad del patrón de microdesgaste nos facilita proponer una estimación de la duración de ocupación de un yacimiento.

Además, el estudio de la secuencia de erupción y reemplazo de los dientes nos permite definir el periodo de ocupación del lugar. En la Cova de les Teixoneres han podido identificar diferencias entre niveles. En uno de los niveles (IIIa) las ocupaciones suelen ser cortas, pero se desarrollarían a lo largo de todo el año. En contra, hay un nivel por debajo de la anterior (IIIb) donde las ocupaciones son principalmente en verano, y puntualmente, en invierno.

Referencias bibliográficas

Rufà, A.; Blasco, R.; Rivals, F.; Rosell, J.; 2014. “Leporids as a potential resource for predators (hominins, mammalian carnivores, raptors): An example of mixed contribution from level III of Teixoneres Cave (MIS 3; Barcelona, Spain)”. Comptes Rendus Palevol 13 (8), 665-680.

Sánchez-Hernández, C.; Rivals, F.; Blasco, R., Rosell, J.; (2014). “Short, but repeated Neanderthal visits to Teixoneres Cave (MIS 3, Barcelona, Spain): a combined analysis of tooth microwear patterns and seasonality”, Journal of Archaeological Science 49, 317-325. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *