Nuevos envases activos y biodegradables para productos grasos

Los envases tradicionales de plástico protegen al producto, son baratos y duraderos. Sin embargo, su durabilidad es un serio problema para el medio ambiente, por lo que se trabaja en el desarrollo de materiales sostenibles que cumplan con las tendencias observadas en fabricantes y consumidores.

“El ritmo de vida reduce la frecuencia con la que se realizan las compras, lo que exige envases que conserven el producto durante un mayor periodo de tiempo. Además, hay que considerar la preocupación de fabricantes de envases y envasadores para afrontar las nuevas tendencias en el sistema productivo y logístico y ofrecer nuevas soluciones a un precio competitivo», explica Pedro Guerrero, investigador en Ingeniería de Materiales Renovables de la Escuela Universitaria Politécnica de la UPV/EHU.

«Este objetivo se podrá alcanzar si el desarrollo de los nuevos envases se adapta a la tecnología actualmente utilizada y si se optimiza el diseño para reducir la cantidad de material empleado”, añade.

Una de las estrategias medioambientales por las que se está apostando es el uso de materiales obtenidos a partir de materias primas procedentes de fuentes renovables que, una vez finalizado su ciclo de vida, tengan la capacidad de biodegradarse. “Actualmente, estos materiales sólo representan un 1% de la producción mundial, según datos de European Bioplastics, pero a corto plazo se espera un aumento de este segmento de mercado, que llegaría a cuadruplicarse en 2017″, dice el investigador.

«Concretamente, en 2013 la producción mundial de bioplásticos fue de 1,6 millones de toneladas y se espera que alcance los 6,2 millones de toneladas en 2017, según el Institute for Bioplastics and Biocomposites. Dentro de esta línea de investigación, el grupo BIOMAT de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) está llevando a cabo varios proyectos con aplicación en envases alimentarios y en otros sectores como el farmacéutico, la electrónica o el transporte”.

Ahora este grupo  ha desarrollado un nuevo envase biodegradable/compostable para productos grasos, tanto líquidos como sólidos, a partir de subproductos agroindustriales, contribuyendo así al consumo sostenible de materias primas y a la valorización de subproductos. El envase es trasparente y, al mismo tiempo, una excelente barrera a la luz ultravioleta y a gases como el oxígeno. Habitualmente se utilizan laminados multicapa como barrera a gases, sin embargo, el producto desarrollado por el grupo BIOMAT es monocapa, lo que reduce considerablemente su coste. Además, puede sellarse térmicamente y es imprimible.

Este nuevo envase, que actúa de barrera entre el alimento y el exterior, pasa de ser mero contenedor (envases pasivos) a desempeñar un papel activo en el mantenimiento e incluso en la mejora de la calidad del alimento. Este envase activo tiene como función principal prolongar la vida útil del alimento envasado a través del control de los fenómenos de permeación, bien mediante el empleo de materiales barrera o bien mediante la retención de sustancias nocivas y/o la incorporación de sustancias beneficiosas para el alimento envasado.

“En el caso concreto del deterioro del alimento por reacciones de oxidación-añade el profesor Guerrero-, hay que tener en cuenta que se trata de una reacción iniciada por radicales libres que progresa muy rápidamente, lo que dificulta su control. Para retrasar o inhibir esta reacción se pueden utilizar diferentes estrategias que actúen directamente sobre el oxígeno o sobre las especies capaces de reaccionar con él».

En el primer caso, se puede evitar la entrada del gas desde el exterior mediante el empleo de materiales barrera; en el segundo caso, se puede recurrir a la adición de antioxidantes, bien en el interior del envase o en el propio envase. La demanda por parte de los consumidores de productos que no contengan compuestos químicos sintéticos ha provocado un creciente interés en el desarrollo de envases activos con aditivos naturales por parte de la industria alimentaria”.

El grupo BIOMAT ha fabricado un envase activo con agentes antioxidantes naturales para quesos extra-grasos, grasos o semi-grasos, y quesos en porciones. Este envase prolonga la duración del producto en buenas condiciones, lo que juega un papel importante no sólo en la calidad del producto, sino también en la reducción de alimentos desechados sin consumir. 

Referencia bibliográfica:

T. Garrido, A. Etxabide, I. Leceta, S. Cabezudo, K. de la Caba, P. Guerrero. Valorization of soya by-products for sustainable packaging. Journal of Cleaner Production, 64, 228-233, 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *