Observan efectos positivos de la fibra de ‘Plantago ovata’ en pacientes con párkinson

Investigadores del Instituto de Biomedicina de la Universidad de León (Ibiomed) y del Hospital Universitario de León, en colaboración con un laboratorio farmacéutico, han evaluado los efectos de la administración de fibra procedente de la cáscara de Plantago ovata (una especie de planta herbácea originaria del Sur de Asia) en pacientes con párkinson.

Este trastorno neurodegenerativo se trata en la mayoría de los casos con levodopa, un fármaco que produce una mejoría general en los síntomas, especialmente en la bradicinesia (la lentitud de movimientos característica de la enfermedad), y su uso aumenta la esperanza de vida de estos pacientes. Sin embargo, en las fases avanzadas de la enfermedad y asociados especialmente al uso prolongado de esta medicación, se pueden originar problemas motores graves, lo que podría evitarse con la administración de esta fibra dietética.

Como explica María Nelida Fernández Martínez, investigadora que encabeza el trabajo publicado recientemente en la revista BMC complementary and alternative medicine, “cuando se consigue mantener constante la concentración plasmática de levodopa, se reducen las reacciones adversas motoras en gran medida y se mantiene la mejoría clínica de los pacientes”.

En trabajos previos realizados en animales de experimentación, en concreto en conejos, los investigadores observaron que la fibra de Plantago ovata producía modificaciones en el comportamiento de la levodopa en el organismo que podrían mejorar su aplicación terapéutica, al proporcionar concentraciones plasmáticas máximas más bajas, con lo que se producirían menos reacciones adversas, y concentraciones finales mayores, con un efecto más prolongado.

La fibra de Plantago ovata producía modificaciones en el comportamiento de la levodopa en el organismo que podrían mejorar su aplicación terapéutica

Además, la administración de fibra de Plantago ovata a enfermos de párkinson podría ser beneficiosa para paliar el estreñimiento que afecta a la mayoría de los pacientes.

Ensayo clínico

Para contrastar estas hipótesis, los investigadores han llevado a cabo un ensayo clínico con pacientes voluntarios controlados de forma habitual en el Servicio de Neurología del Hospital de León.

“Se seleccionaron pacientes tanto de sexo femenino como masculino, con capacidad suficiente para comprender las instrucciones que se les entregaba. Los voluntarios padecían enfermedad de Párkinson idiopática (de causa desconocida), cuya sintomatología estaba bien controlada mediante la administración de levodopa”, detalla Fernández Martínez.

Los tratamientos consistieron en la administración de la medicación habitual por vía oral y, además, la fibra o el placebo, según correspondiese, coincidiendo con la administración de los fármacos (desayuno, comida y cena). En los días 0, 14 y 35 del ensayo los pacientes fueron valorados por el neurólogo y se obtuvieron muestras para la realización del estudio farmacocinético, o lo que es lo mismo, el comportamiento de la levodopa en el organismo.

A nivel plasmático, el equipo comprobó que el número de pacientes que presentó una oscilación brusca de los niveles de levodopa fue superior en los que no tomó la fibra. Los “picos” se redujeron de manera importante al administrar Plantago ovata y se consiguieron niveles mucho más constantes de levodopa, “lo que es de gran relevancia”, agrega la investigadora. También se analizaron algunos parámetros bioquímicos como el colesterol o los triglicéridos, en los que también se observó una reducción cuando se administraba la fibra, hallazgos “que corroboran los resultados obtenidos en estudios previos”.

Los próximos pasos en esta línea de investigación se centrarían en optimizar la forma de administración conjunta de levodopa y fibra para obtener los mejores resultados posibles. También sería necesario extender el ensayo tanto a pacientes con enfermedad avanzada como a los que inician el tratamiento con levodopa, con el fin obtener los datos de respuesta en estos grupos.

No obstante, en estos momentos el laboratorio farmacéutico con el que se ha llevado a cabo la investigación ha sido adquirido por otro grupo empresarial, de modo que no existe certeza de que se pueda seguir trabajando en esta línea.

Referencia bibliográfica:

Fernandez-Martinez, M. N., Hernandez-Echevarria, L., Sierra-Vega, M., Diez-Liebana, M. J., Calle-Pardo, A., Carriedo-Ule, D., … y Garcia-Vieitez, J. J. (2014). “A randomised clinical trial to evaluate the effects of Plantago ovata husk in Parkinson patients: changes in levodopa pharmacokinetics and biochemical parameters”. BMC complementary and alternative medicine, 14(1), 296.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *