Descubierto el primer dinosaurio semiacuático

El Spinosaurus aegyptiacus –un  dinosaurio carnívoro más grande que el Tyrannosaurus rex– era un fantástico nadador, según un estudio que publica la revista Science.

Desde que el paleontólogo alemán Ernst Stromer descubriera los primeros fósiles de esta especie en Egipto (África) está considerada como una ‘rareza’ por su morfología y ecología.

«Trabajar en este animal era como estudiar un extraterrestre del espacio exterior, es diferente de cualquier otro dinosaurio que haya visto», declara el paleontólogo Nizar Ibrahim de la Universidad de Chicago (EE UU), autor principal de esta investigación.

Desde el descubrimiento de los primeros fósiles, esta especie está considerada como una ‘rareza’ por su morfología y ecología

Los primeros fósiles de S.aegyptiacus fueron destruidos durante la II Guerra Mundial, sin embargo, un esqueleto mucho más completo descubierto en el Sahara marroquí en los acantilados del desierto conocido como los lechos Kem Kem demuestra que este ejemplar era semiacuático –una novedad entre los dinosaurios–. 

Esta zona de Marruecos estuvo poblada en el pasado por una gran variedad de vida acuática, incluidos grandes tiburones, peces pulmonados, reptiles voladores gigantes y dinosaurios depredadores. 

Reconstrucción digital

El equipo internacional de investigadores usó un modelo digital para crear un S. aegyptiacus adulto y sus estimaciones sugieren que medía más de 15 metros de largo. 

Asimismo, la comparación con otra especie de dinosaurio emparentado de forma cercana indica que S. aegyptiacus tuvo una serie de adaptaciones que le permitieron pasar gran parte de su tiempo en el agua, alimentándose de tiburones, peces  sierra y peces pulmonados, y tuvieron que andar con sus cuatro extremidades cuando estaban en la tierra.

Los autores del estudio afirman que el cuello, la espina dorsal y la cola de la criatura se adaptaron para perseguir presas bajo el agua. Por otro lado, tenía una especie de ‘vela’ en su lomo, probablemente cubierta por piel, que permanecía visible cuando S. aegyptiacus estaba en el agua, jugando quizá un papel de despliegue.

Cristiano Dal Sasso, coautor del estudio e investigador del Museo de Historia Natural de Milán (Italia) concluye: «En las últimas dos décadas varios hallazgos han demostrado que ciertos dinosaurios dieron origen a las aves. Spinosaurus representa un proceso evolutivo igualmente extraño, que revela que los dinosaurios depredadores se adaptaron durante el Cretácico a una vida semiacuática y a sistemas fluviales en África del Norte «.

Referencia bibliográfica:

Nizar Ibrahim, Paul C. Sereno, Cristiano Dal Sasso, SimoneMaganuco, Matteo Fabbri, David M. Martill, Samir Zouhri, Nathan Myhrvold, Dawid A. Iurino. «Semiaquatic adaptations in a giant predatory dinosaur», Science  11 de septiembre de 2014. 10.1126/science.1258750

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *