A comienzos de la próxima semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reunirá a un grupo de especialistas en ética médica para estudiar la posibilidad de uso de un tratamiento experimental contra la epidemia de ébola desatada en varios países de África occidental, que ya ha acabado con la vida de más de 900 personas e infectado a otras 1.300, según ha indicado la organización en un comunicado.

Actualmente no hay un medicamento registrado o vacuna contra el virus, pero existen algunas opciones experimentales en fase de desarrollo.

Este es el caso del tratamiento que está siendo suministrado al médico estadounidense Kent Brantly  y su colega Nancy Writebol, que resultaron infectados tras tratar a enfermos de ébola en Liberia. Ambos fueron trasladados hace unos días desde el país africano al Hospital Universitario de Emory, en Atlanta, uno de los mejores centros sanitarios de EE UU.

Los dos trabajadores médicos infectados son miembros de Samaritan’s Purse, una organización religiosa que en los últimos meses ha ayudado a tratar a pacientes locales. Ahora están recibiendo un tratamiento experimental llamado ZMapp, que está siendo denominado ‘suero secreto’ y lo produce una firma de biotecnología poco conocida llamada Mapp Biopharmaceutical, con sede en San Diego. La empresa tiene lazos con del Departamento de Defensa de EE UU,  según asegura The New York Times.

El suero, que no había sido probado hasta ahora en humanos, es un cóctel de tres anticuerpos monoclonales ‘humanizados’ que se producen utilizando plantas de tabaco de rápido crecimiento y tiene la capacidad de bloquear el virus.

Según ha informado el hospital, los dos pacientes han recibido tratamiento con el suero y Brantly ha experimetado mejoría, en tanto que Writebol sigue en un estado similar al que tenía previamente.

El ‘suero secreto’, producido por una firma de biotecnología llamada Mapp Biopharmaceutical, está siendo suministrado a dos pacientes en EE UU

El fármaco tiene componentes de otros dos medicamentos más antiguos también en fase experimental: ZMabb, desarrollado por la Agencia de Salud Pública de Canadá, y MB-003, que ha demostrado actividad en monos infectados con ébola, y que fue producido también por Mapp Biopharmaceutical.

Dudas sobre la seguridad

La OMS ha mostrado preocupación por el uso de este suero experimental y por ello ha convocado la reunión de la próxima semana. La organización dice tener dudas sobre si es seguro el uso de un medicamento nunca antes ensayado con humanos. Además, añade, “nos plantea un dilema serio: dada la cantidad muy limitada de este medicamento disponible, si se usa, quién debe recibirlo”.

«Nos encontramos ante una situación inusual en este brote. Tenemos una enfermedad con una alta tasa de mortalidad sin tratamiento o vacuna probada «, dice Marie-Paule Kieny, directora general adjunta de la OMS. «Tenemos que pedir a los especialistas en ética médica que nos den orientación sobre cuál es la decisión más responsable en este caso”, agrega.

La organización pone de relieve que “el estándar de oro para la evaluación de nuevos medicamentos implica una serie de ensayos en humanos: empezar poco a poco para asegurarse de que el medicamento es seguro para su uso. Después, los estudios se amplían a más gente para ver lo efectivo que es, y se busca la mejor manera de utilizarlo”.

El principio rector para el uso de cualquier medicamento es que no haga  daño. “La seguridad es siempre la principal preocupación”, concluye el comunicado.

El religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola, y la misionera Juliana Bohi, han llegado esta mañana a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid). Desde allí fueron trasladados al hospital Carlos III, donde recibirán tratamiento en dos  ambulancias equipadas con medios de aislamiento biológicos.

Al llegar al centro, han sido transportados por una puerta diferente a la habitual, mientras un helicóptero de la Policía Nacional sobrevolaba la zona.

Las primeras evaluaciones han revelado que Pajares está «clínicamente estable» y que «no sangra», algo «fundamental» en estos casos, según ha confirmado la Consejería de Sanidad de Madrid en una rueda de prensa. Por su parte, Bohi, que en principio no está infectada, será sometida a nuevas pruebas pese a que está «en muy buen estado general», informa EFE.

1 Comentario

  1. No veo peligro para el paciente cuando la alternativa es la muerte. Podría imaginar un peligro a nivel del comportamiento inmune de la Humanidad, pero no veo tampoco problema de algo que puede no tener otra opción en el futuro. También creo que el tratamiento generalizado de algo experimental no se debe hacer, que podemos acelerar la resistencia del virus y eso puede ser trágico. Por ello, creo que el uso debe ser muy limitado, y por tanto que lo principal debe ser evitar el posible riesgo de contagio, sabiendo que es posible no recibir tratamiento, aunque ello sea muy duro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here