Tras recorrer casi 6.400 millones de kilómetros a través del sistema solar, la sonda Rosetta ha completado hoy con éxito una de sus maniobras clave y ya se encuentra en órbita en torno a su objetivo, el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. La misión permitirá, por primera vez, observar in situ cómo un núcleo cometario despliega su actividad y desarrolla la coma y las colas que aportan a los cometas su aspecto característico.

Rosetta, gestada en los años ochenta del siglo pasado y aprobada por la Agencia Espacial Europea (ESA) en 1993, constituye todo un desafío científico y tecnológico. El viaje de la nave comenzó el 2 de marzo de 2004, cuando despegó desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou, en la Guayana Francesa. Desde entonces ha dado cinco vueltas en torno al Sol y ha realizado tres maniobras de asistencia gravitatoria con la Tierra y una con Marte para ganar velocidad y alcanzar una órbita similar a la del cometa 67P.

Los científicos analizarán si las dos partes del cometa fueron cuerpos individuales o son fruto de la erosión

Ahora, la maniobra de entrada en órbita ha requerido igualar la velocidad de la nave y la del cometa, que se mueve a unos 55.000 km/h. Rosetta ha dibujado tres arcos a una distancia de unos 100 km del cometa y otros tres a unos 50 km, lo que ha ido acercando la nave a la distancia unos 30 km en la que la gravedad del cometa es suficiente para mantener la nave en órbita. Actualmente se encuentran a medio camino entre las órbitas de Júpiter y Marte.

La forma del cometa 67P, que en observaciones preliminares desde Tierra parecía similar a un balón de rugby, ha constituido una sorpresa mayúscula para los científicos. Las imágenes tomadas por la cámara OSIRIS el pasado 14 de julio desde una distancia de unos 12.000 km mostraron un aspecto nunca visto en un cometa. 67P muestra dos regiones diferenciadas y, según la orientación, su forma recuerda a la de un patito de goma.

En los próximos meses los científicos esperan determinar las propiedades físicas y mineralógicas del cometa, lo que ayudará a decidir si las dos partes del cometa eran antes dos cuerpos individuales o si la peculiar forma se debe a un proceso de erosión.

La maniobra de hoy constituye un hito en la exploración espacial, pero no será el único que bridará Rosetta: además de mantenerse en órbita en torno a 67P y acompañarlo en su viaje hacia las regiones internas del sistema solar, la nave liberará un módulo robótico que se posará sobre el núcleo del cometa y se anclará a él para estudiarlo. Rosetta, además, es la primera misión que alcanza la órbita de Júpiter empleando paneles solares como principal fuente de energía.

La nave liberará un módulo robótico que se anclára sobre el cometa para estudiarlo

«Pensar que uno estuvo trabajando con algo, que lo tuvo entre sus manos, y que ha llegado a la órbita de Júpiter, ha despertado tras más de 30 meses de la hibernación y está acompañando a un cometa en su órbita hacia el Sol es verdaderamente gratificante», señala Luisa María Lara, investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) que participa en la misión y trabajó en la calibración de la cámara OSIRIS a bordo de Rosetta.

Rosetta aportará información sobre las características del cometa que no podríamos obtener desde Tierra. «Los cometas pueden ayudarnos a responder preguntas fundamentales sobre la formación del sistema solar, la procedencia del agua terrestre e incluso sobre el aporte de moléculas prebióticas a nuestro planeta -destaca Lara (IAA-CSIC)-. Pero debíamos despejar muchas incógnitas sobre, por ejemplo, la densidad, composición o estructura interna de estos objetos, y solo podíamos hacerlo visitando uno».

Una de estas incógnitas reside en comprender los mecanismos que convierten los núcleos cometarios, en ocasiones denominados bolas de nieve sucias, en ‘estrellas con cabellera’, como las denominaron los griegos. Un fenómeno conocido globalmente como actividad cometaria y que se produce cuando los cometas se acercan al Sol, sus hielos subliman y se libera el polvo.

Participación española

Rosetta es una misión de la ESA con participación de sus países miembros y de la NASA. Diversas instituciones españolas han tomado parte en el desarrollo de la misión Rosetta, particularmente el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), que participa en dos de los once instrumentos que forman la dotación científica de la nave: OSIRIS y GIADA.

El primero comprende dos cámaras de alta resolución (una de campo estrecho y otra de campo ancho) que estudiarán, respectivamente, el núcleo del cometa y el gas y polvo que lo rodean. OSIRIS proporcionará una completa historia tanto de la estructura del núcleo como de los cambios en la superficie y su evolución desde el comienzo de la actividad. El instrumento ha sido desarrollado por un consorcio internacional formado por institutos y laboratorios de seis países, entre los que se encuentran tres españoles: el IAA, el INTA, la Universidad Politécnica de Madrid.

Por su parte, el instrumento GIADA, el único de la misión dedicado al estudio de las características del polvo, dispone de tres tipos de sensores que medirán la masa, velocidad, momento y flujo de las partículas de polvo, datos de primera importancia en la física de los cometas. El IAA forma parte del consorcio GIADA (constituido por cuatro centros de investigación europeos) y es el responsable de la electrónica –adquisición y procesamiento de datos, software de vuelo, etc- en términos de diseño, desarrollo, producción y comprobación durante todas las fases del programa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here