Aumentar el número de parteras salvaría millones de vidas de mujeres y recién nacidos

Un informe divulgado hoy por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA revela que en 73 países donde estos servicios son requeridos con mayor necesidad ocurren déficits importantes con el personal de partería.

El informe, elaborado junto con la Confederación Internacional de Matronas (ICM, por sus siglas en inglés), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras instituciones asociadas, recomienda nuevas estrategias para tratar estos déficits y salvar millones de vidas de mujeres y recién nacidos.

El texto Estado de la Partería en el Mundo 2014: Hacia el acceso universal a la salud – Un derecho de la mujer revela que los 73 países africanos, asiáticos y latinoamericanos representados sufren el 96% del porcentaje mundial de muertes maternas.

73 países africanos, asiáticos y latinoamericanos sufren el 96% del porcentaje mundial de muertes maternas

Además, registran el 91% de mortinatos (cuando un feto muere en el útero durante las últimas 20 semanas del embarazo) y el 93% de muertes neonatales, aunque solo cuentan con el 42% de las parteras, enfermeros y médicos del mundo.

Educación y capacitación en partería

El informe urge a los países a invertir en educación y capacitación en partería para contribuir a cerrar las impresionantes brechas existentes. Las inversiones en educación y capacitación en partería según estándares acordados internacionalmente pueden producir –como revela un estudio realizado en Bangladesh– un retorno del 1.600% en inversiones.

«Las parteras realizan enormes aportes a la salud de las madres y recién nacidos y al bienestar de toda la comunidad. El acceso a atención médica de calidad es un derecho humano básico. Una mayor inversión en partería es la clave para convertir este derecho en una realidad para las mujeres», afirma Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del UNFPA.

Las parteras ocupan un rol crucial en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) 4 (disminuir la mortalidad infantil) y 5 (aumentar la salud materna). Al aprender estándares internacionales y al estar dentro de un sistema de salud completamente funcional, pueden prestar cerca del 90% de la atención fundamental para mujeres y recién nacidos y pueden reducir potencialmente las muertes maternas y neonatales en dos tercios.

Una grave carencia

A pesar de una firme disminución en la mortalidad materna en los 73 países del informe (que cae un 3% anualmente desde 1990) y las muertes neonatales (un 1,9% menos por año desde 1990), el informe valora que estos países deben hacer frente a la grave escasez de parteras.

“Las parteras son fundamentales para la atención en el parto y para las vidas de las mujeres y niños recién nacidos. El informe precede al número especial sobre partería de la revista Lancet, que junto con estos datos guiarán a los responsables de la formulación de políticas en su búsqueda para acabar con las muertes maternas y neonatales evitables», explica Frances Day-Stirk, presidenta de la ICM.

“Las parteras son fundamentales para la atención en el parto y para las vidas de las mujeres y niños recién nacidos»

El texto, lanzado en el 30º Congreso Trienal de la ICM en Praga (República Checa), destaca el progreso alcanzado desde el informe inaugural de 2011 y las soluciones a las barreras trazadas en cuatro áreas clave: disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de los servicios de partería.

Varios países han fortalecido sus servicios de partería y mejorado el acceso: el 45% de los 73 países ha implementado medidas para retener a las parteras en áreas remotas y el 28% está incrementando su reclutamiento y despliegue, mientras que el 20% ha formulado nuevos códigos de práctica y el 71% ha mejorado la recolección de información, lo que les permite a los países tratar las carencias y los estándares educativos.

Cientos de miles de muertes evitables

En la actualidad, solo el 22% de los países cuenta con suficientes parteras para satisfacer las necesidades de mujeres y recién nacidos, lo que supone que el 78% de los países posee carencias graves en recibir una atención adecuada.

Además, a medida que la población crece, también lo hace la brecha en infraestructura y recursos fundamentales, a menos que se tomen medidas urgentes, según el informe, que incluye recomendaciones para eliminar estas brechas y garantizar que todas las mujeres tengan acceso a servicios sexuales, reproductivos, maternos y neonatales.

Así, las mujeres deberían retrasar el matrimonio, tener acceso a nutrición saludable y recibir cuatro visitas prenatales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *