La progesterona actúa sobre los genes del endometrio mediante las proteínas quinasas

Hace muchos años que se sabe que los cambios que ocurren en el endometrio durante cada ciclo menstrual (para prepararse y recibir el posible embrión) son ocasionados por cambios en las concentraciones (nanomolares, 10-9) de las hormonas progesterona y estradiol, que mediante sus receptores nucleares actúan directamente sobre los genes.

En un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IByME-CONICET) y el Centro de Regulación Genómica (CRG), los autores describen un nuevo mecanismo utilizado por el receptor de progesterona (RP) qu,e en respuesta a bajas concentraciones de progesterona (picomoles, 10-12), induce la proliferación de células del estroma, presentes en las mucosas donde otorgan soporte a las células epiteliales.

Hace muchos años que se sabe que los cambios que ocurren en el endometrio durante cada ciclo menstrual son ocasionados por cambios en las concentraciones de las hormonas progesterona y estradiol

En un trabajo anterior, los científicos no encontraron ninguna activación directa por RP sobre los genes diana en respuesta a progestina (un tipo de progesterona que se encuentra en muchas de las píldoras de control natal).

En el nuevo artículo los expertos muestran que la proliferación celular debida a la progestina es mediada por activación de las quinasas ERK-1 y AKT, que a su vez activan el regulador del ciclo celular Cdc2.

«Hasta donde conocemos, esta es la primera descripción de una vía completamente diferente, donde los genes de respuesta temprana (aquellos en los que los niveles de mRNA, de transcripción, rápidamente responden a los cambios hormonales) se activan no a través de interacción directa con los receptores hormonales, sino a través de una interacción del RP con las quinasas, por lo que la concentración de hormonas que se necesitan es mucho menor», explica Patricia Saragueta, coautora del estudio e investigadora del IByME-CONICET.

La importancia de la señalización por quinasas

Los resultados en las células estromales del endometrio son un ejemplo de las diferentes vías utilizadas por las hormonas esteroideas, particularmente la progesterona, para regular la actividad de los genes diana.

«Estas células tienen muy poco PR, pero es suficiente para desencadenar la proliferación celular a través de la ruta que describimos. Estos resultados resaltan la importancia de la señalización por quinasas para los efectos en el genoma producidos por las hormonas», aclara Miguel Beato, coautor del estudio y jefe del grupo de Cromatina y Expresión Génica del CRG.

«En un estudio clínico estándar, las células que utilizamos en el estudio habrían sido consideradas negativas para un receptor de progesterona, pero aún así respondieron a la estimulación hormonal. Esto podría aplicarse a otros casos, como por ejemplo las células de cáncer de mama que también tienen muy bajos niveles de receptores hormonales», añade.

Referencia bibliográfica:

Vallejo G, La Greca AD, Tarifa-Reischle IC, Mestre-Citrinovitz AC, Ballaré C, et al. (2014) CDC2 Mediates Progestin Initiated Endometrial Stromal Cell Proliferation: A PR Signaling to Gene Expression Independently of Its Binding to Chromatin. PLoS ONE 9(5): e97311. doi:10.1371/journal.pone.0097311

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *