El Gobierno español aprueba el presupuesto para el Telescopio Europeo Extremadamente Grande

El Consejo de Ministros ha autorizado al Ministerio de Economía y Competitividad a adquirir los compromisos de gasto necesarios para que España participe en el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT). Según este acuerdo, se destinarán 38 millones de euros durante los próximos doce años para la construcción y operación en Chile del mayor telescopio del mundo, que proyecta el Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés).

La adhesión de España, octava potencia mundial en producción científica en astronomía, permitirá la participación de las empresas españolas en las licitaciones que se convoquen para la construcción y operación del telescopio, que solo están abiertas a los países que suscriban el proyecto y que previsiblemente supondrán 800 millones de euros en contratos.

ESO es la principal fuente de datos astronómicos para España y los investigadores nacionales han estado muy involucrados en la definición científica del E-ELT. Se estima que la industria española podría obtener alrededor de 130 millones de euros.

El E-ELT proporcionará imágenes 16 veces más nítidas que el telescopio espacial Hubble

España es miembro de esta organización desde 2006 y contribuye a su presupuesto con cerca de once millones de euros anuales –140 millones en total sumando la contribución de ingreso–, aunque para participar en el E-ELT deberá pagar una cantidad adicional. 

Se trata del proyecto más importante del observatorio europeo, cuyo coste de construcción es de 1.083 millones de euros. La gran instalación se ubicará a 3.060 metros de altitud en la montaña Cerro Armazones de Chile.

El E-ELT será el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo, con un espejo de 39 metros de diámetro y capaz de recoger trece veces más luz que el mayor de los telescopios existentes en la actualidad, además de corregir las distorsiones producidas por la atmósfera. De hecho, proporcionará imágenes 16 veces más nítidas que el telescopio espacial Hubble.

De la financiación necesaria para su construcción, 300 millones procederán de los presupuestos de la organización, 350 millones de la adhesión de Brasil, y el resto, unos 433 millones de euros, se reparten entre las contribuciones adicionales de los estados miembros.

2 Comments

  1. Pablo

    Entiendo que debería crear una investigación a fondo sobre quienes piden por las calles,
    ya que hay personas que piensan, que piensan que los que piden, es porque quieren.

    Creo que es habar de más porque nadie creo que lo hacen para padecer todo día las inclemencias del tiempo.Po eso que la investigación ddbería ser muy severa, ó
    profunda, como se prefiera.

    Creo que las personas son más importantes que cualquier otra investigación.

    Tampoco habría que olvidarse de los deshauciados, y la Salud General, ya que algunas tienen recortes de personal, y largas esperas para ser operados.

    Qué tendría que decir el presidente del gobierno español sobre estos temas de prioridas absoluta, ó es que no les consiera así hasta las promesas de las próximas elecciones generales ?

    • redaccion

      Pablo, lo que genera desigualdad no es el gasto en ciencia. Lo que genera desigualdad es el despilfarro, la corrupción y el fraude fiscal.

      Si en España se dejara de invertir dinero público en ciencia (0,4% del PIB), seguiría habiendo pobreza y ya no se descubrirían nunca más nuevos medicamentos o aparatos.

      Si se redujera a la mitad el despilfarro y la corrupción (aproximadamente el 4% del PIB) y se redujera a la mitad la evasión fiscal (25% del PIB) bastaría para cubrir el déficit público, pagar la deuda en unos años e invertir en crear bienestar para la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *