Un biosensor permite por primera vez la detección automatizada de la E. coli

La empresa Biótica, ubicada en el Parque Científico de la Universidad Jaume I Espaitec, ha desarrollado un sistema automatizado de laboratorio que permite la detección rápida de la bacteria Escherichia coli. Este sistema permitirá agilizar el análisis de este patógeno, así como librar al técnico de laboratorio del tedioso trabajo de análisis.

Se basa en la captura y separación de la fracción de microorganismos contenida en una muestra, mediante soportes magnéticos activados que se unen a los microorganismos. Estos complejos capturados se resuspenden en un líquido que cambiará de color solo si la E. coli está presente. 

Otra novedad es que permite restar de la medición final el efecto de interferencias en el agua analizada, por lo que la lectura se atribuye inequívocamente a la bacteria diana.

Se basa en la captura y separación de la fracción de microorganismos contenida en una muestra, mediante soportes magnéticos

No requiere del crecimiento de la bacteria y, con respecto a la técnica tradicional de cultivo, supone un importante ahorro en material fungible, instrumental y tiempo de dedicación del analista.

Escherichia coli está presente en grandes concentraciones en la microflora intestinal normal de las personas y los animales donde, por lo general, es inocua. Sin embargo, en otras partes del cuerpo puede causar enfermedades graves, como infecciones de las vías urinarias, bacteriemia y meningitis.

Un número reducido de cepas enteropatógenas pueden causar diarrea aguda. A través de las aguas contaminadas pueden llegar de nuevo a las personas y ocasionar enfermedades. En un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se incluyó a E. coli en una lista de los siete agentes infecciosos más peligrosos por ser los más resistentes a los antibióticos.

Amenaza para la salud pública

El proyecto responde a la necesidad de determinar en línea el nivel de esta bacteria para mejorar su control y prevención, dado que puede constituir una amenaza para la salud pública. La selección de soportes magnéticos activados y la eliminación de interferentes resultaron claves para llegar a un sistema de medida que fuese independiente del crecimiento de la bacteria y habilitar su automatización.

Este sistema de detección ha podido ser desarrollado gracias al respaldo del programa InnoCash para identificar, valorizar resultados de I+D y cofinanciar su desarrollo, facilitando su transferencia al mercado. Inicialmente impulsado por la Fundación Genoma España, el programa ha sido gestionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) del Ministerio de Economía y Competitividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *