Un estudio de la Universidad CEU San Pablo ha revelado que el yeso laminado no se comporta de manera estable en cualquier situación, tal y como se propone en el Código Técnico de la Edificación. Sus valores varían en función de la temperatura de los gases generados durante un incendio, llegando a alcanzar valores residuales una vez que se produce la fractura del material. Los investigadores proponen la  adopción de valores variables para la conductividad térmica de este material.

El yeso laminado es un material muy común en el ámbito de la construcción. Muchas estructuras metálicas se revisten con placas rígidas prefabricadas de este componente para su protección ante el fuego y, desde hace décadas, es uno de los materiales más empleados gracias, sobre todo, a su bajo coste y a su alta manejabilidad.

Una reciente investigación realizada en la Universidad CEU San Pablo ha arrojado nuevos datos sobre este componente tan usual. El objetivo de la investigación realizada por Javier Parras Simón bajo la dirección de Federico de Isidro Gordejuela, director de la división de Arquitectura y Edificación de la Escuela Politécnica, era analizar el patrón de comportamiento de la conductividad térmica efectiva del yeso laminado para verificar que los valores propuestos en el Código Técnico de la Edificación concordaran con ensayos experimentales.

Para asegurar que los resultados fueran lo más fiables posibles, se diseñaron cuatro tipos de muestras. Todas ellas tenían en común una placa de acero de 100 x 100 x 15 mm. sobre las que se fueron colocando distintos revestimientos de 15, 30, 45 y 60 mm para comprobar cómo se comportaba el material con diferentes espesores. Una vez confirmada la efectividad de las probetas mediante varias pruebas de validación, se procedió a la realización experimental.

Se colocaron las muestras en el centro de los hornos, sustentadas en tacos del mismo material, y se las sometió a la curva de incendio estándar, cuyas condiciones ambientales fueron reproducidas por los hornos del Laboratorio de Materiales de la Escuela Politécnica Superior. Se obtuvieron 48 lecturas: 24 de ellas procedentes de un termopar de toma de datos y otras 24 provenientes del termopar de control.

Sus valores varían en función de la temperatura de los gases generados en el incendio.

Corrección al Código Técnico de la Edificación

Los resultados obtenidos demostraron que el yeso laminado no se comporta de manera estable en cualquier situación, tal y como se propone en el Código Técnico de la Edificación. Sus valores varían notablemente en función de la temperatura de los gases generados durante un incendio, llegando a alcanzar valores residuales una vez que se produce la fractura del material.

La investigación realizada por Parra aporta información muy valiosa para los técnicos y expertos de la construcción pues supone una revisión de los datos técnicos con los que actualmente se trabajaba el yeso laminado. Se podría adaptar de forma más efectiva las condiciones de seguridad y conservación de las construcciones y mejorar en definitiva la estabilidad del yeso laminado en situaciones extremas como incendios o deflagraciones.

La investigación también posee valor por lo novedoso de los resultados. Hasta la fecha existían algunas investigaciones previas realizadas en este sentido pero no tan concluyentes como las presentadas en cuanto a los valores de la conductividad térmica efectiva ya que se centraban en valores de la propiedad física en lugar de la efectiva que se utiliza para los cálculos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here