Investigadores de la universidades de Sevilla y Missouri (EEUU) han realizado un estudio que aplica modelos evolucionistas para secuenciar, analizar y explicar el cambio de la cultura material arqueológica. El trabajo, publicado en PLOS One, emplea métodos filogenéticos que analizan como se produce el flujo de la transmisión de información cultural y generan propuestas innovadoras sobre la evolución de los sistemas culturales humanos.

Daniel García Rivero, profesor de Prehistoria de la Universidad de Sevilla, en colaboración con el profesor de la Universidad de Missouri (EEUU) Michael J. O’Brien, ha publicado un artículo en la revista PLOS One que demuestra que la introducción de métodos evolutivos en Arqueología permite desvelar enigmas históricos hasta ahora indescifrables.

El artículo aplica modelos evolucionistas para secuenciar, analizar y explicar el cambio de la cultura material arqueológica y, por extensión, el cambio histórico humano.

Concretamente, este estudio emplea métodos filogenéticos que analizan como se produce el flujo de la transmisión de información cultural entre las poblaciones humanas y generan propuestas innovadoras sobre la evolución de los sistemas culturales humanos (construcciones arquitectónicas, recipientes cerámicos, elementos metálicos, utensilios de piedras o sistemas ideológicos, entre otros).

Los investigadores han estudiado unas figurillas pétreas halladas en enterramientos megalíticos entre el 3500 y el 2750 a.C

Placas de pizarra

Para la elaboración de este artículo se ha estudiado un conjunto de figurillas pétreas conocidas como ‘placas de pizarra’, que se documentan junto a los difuntos enterrados en monumentos megalíticos (dólmenes) del Neolítico-Edad del Cobre del Suroeste de la Península Ibérica entre el 3500 y el 2750 a.C.

Los resultados del estudio demuestran que esta cultura material no tenía una función genealógica heráldica, como se pensaba hasta ahora, sino que se trata de unas representaciones con un trasfondo ideológico de índole religiosa.

La importancia del trabajo publicado por el profesor García Rivero radica en que abre nuevos horizontes metodológicos en el estudio de la evolución cultural humana, además de descifrar un enigma histórico sobre el simbolismo prehistórico.

El potencial científico que estas herramientas metodológicas empiezan a demostrar ha permitido la publicación del libro Arqueología y evolución. A la búsqueda de filogenias culturales, en el que Daniel García Rivero explica cómo ha de pensarse el marco filosófico darwinista y cómo se puede trabajar con él metodológicamente en las áreas humanísticas, con especial énfasis en la Arqueología.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here