Investigan si la administración de cobalto altera el perfil de ácidos grasos de la leche de oveja

Un trabajo liderado por el Instituto de Ganadería de Montaña de León (IGM), a partir de un trabajo previo llevado a cabo por el científico finlandés Kevin Shingfield, ha estudiado los efectos de la administración oral de acetato de cobalto en ovejas.

Según explica a DiCYT Gonzalo Hervás, uno de los investigadores del IGM que ha participado en la iniciativa: “Este investigador trabaja básicamente en ganado vacuno y observó de forma casual el efecto del cobalto sobre una determinada enzima que regula la saturación de los ácidos grasos en la glándula mamaria”.

Shingfield realizó un estudio posterior en vacuno lechero para determinar este efecto, y comprobó que el cobalto modifica la composición grasa de la leche en el ganado mediante la inhibición de la coenzima-estearol A desaturasa (SCD).

Sin embargo, se desconocía si otras especies de rumiantes se veían afectadas por este compuesto. “La mayoría de estudios de este tipo se realizan en vacuno y el Instituto de Ganadería de Montaña (IGM), en colaboración con Kevin Shingfield, ha analizado los efectos del cobalto en ovejas lecheras”, señala.

Los resultados sugieren que los efectos del acetato de cobalto difieren entre ganado ovino y vacuno

En el estudio se incluyeron 20 ovejas lactantes de la raza Assaf distribuidas en cuatro grupos: un grupo control y tres grupos a los que se administraba una dosis creciente de acetato de cobalto (3, 6 y 9 miligramos por kilogramo de peso corporal y por día), en tres dosis iguales cada ocho horas.

Tras un periodo de adaptación del ganado de 15 días, una etapa de tratamiento de 6 días y un post-tratamiento de 10 días, los científicos analizaron la inhibición de la coenzima-estearol A desaturasa y el efecto sobre el perfil de ácidos grasos de la leche.

Los resultados sugieren que los efectos del acetato de cobalto difieren entre ganado ovino y vacuno. “Observamos que el cobalto es más tóxico en ganado ovino y hay que tener prudencia con las dosis, y comprobamos que efectivamente también es capaz de inhibir la coenzima-estearol A desaturasa en ovejas”, asegura Hervás.

Los investigadores continúan profundizando en esta línea de investigación en el ámbito de la nutrigenómica. “Paralelamente a este trabajo realizamos otro experimento para comprobar el efecto del cobalto sobre los genes que regulan la actividad de síntesis de ácidos grasos en la glándula mamaria, trabajo en el que estamos inmersos actualmente”, apunta.

Referencia bibliográfica

Frutos, P., Toral, P. G., Ramos-Morales, E., Shingfield, K. J., Belenguer, A., y Hervás, G. (2013). Oral administration of cobalt acetate alters milk fatty acid composition, consistent with an inhibition of stearoyl-coenzyme A desaturase in lactating ewes. Journal of dairy science.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *