Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) proponen medidas para conseguir una mayor eficiencia en los sistemas de ventilación de aparcamientos. En concreto, un método de cálculo que reduce el consumo de energía, las emisiones de CO2 y los costes del sistema de ventilación respecto a los estándares actuales.

La ventilación en un garaje cerrado consiste en introducir aire del exterior de suficiente calidad y extraer el aire contaminado producido por las emisiones de los vehículos, especialmente el monóxido de carbono (CO), con el fin de reducir los contaminantes a niveles que sean aceptables para la salud de las personas. Se debe calcular el volumen de flujo de aire exterior necesario para diluir el CO por debajo de los límites permitidos por los reglamentos, y cuanto más exacto sea ese cálculo mejor será la calidad del aire interior y la eficiencia energética del sistema de ventilación del garaje.

Sin embargo, realizar este cálculo es complejo. Por un lado, las normativas actuales que establecen los criterios para el diseño de los sistemas de ventilación describen soluciones genéricas que no siempre se corresponden con la realidad ya que están basadas en datos, en algunos casos, obsoletos. Además, en la estimación del caudal de ventilación influyen diversos factores, como el uso del aparcamiento (residencial o rotacional), su geometría, su ubicación, etc. que no se tienen en cuenta en los cálculos en los que se basan las regulaciones.

Ahora, un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Edificación de la UPM ha realizado un estudio de un garaje urbano con diferentes usos de aparcamiento. Los resultados, que publica la revista Applied Energy, proponen un método que permite reducir considerablemente el consumo de energía, las emisiones de CO2 a la atmósfera y los costes del sistema de ventilación respecto a los estándares actuales.

Cálculos y sobredimensionamiento

Los investigadores han realizado un cálculo preciso del caudal de ventilación necesario para no exceder los niveles permitidos de concentración de CO. Para ello, se ha realizado un estudio en profundidad sobre los factores que influyen en el cálculo del caudal de ventilación sobre una tipología habitual de aparcamiento situado en la calle Serrano de Madrid. Además de esto, se ha realizado un estudio económico, un análisis del consumo energético, así como un estudio medioambiental.

Las conclusiones muestran que la aplicación de la normativa vigente lleva a un sobredimensionamiento de las instalaciones de ventilación de un garaje cerrado que trae como consecuencia un mayor consumo de energía y un aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Los resultados muestran cómo la solución propuesta en el aparcamiento estudiado reduce el consumo energético en un 24%, disminuye las emisiones de CO2 y supone un ahorro económico de casi un 19% en el coste del sistema de ventilación y de un 6% en el coste anual de operación.

Referencia bibliográfica:

Gil-López, T; Sánchez-Sánchez, A; Giménez-Molina, C. Energy, environmental and economic analysis of the ventilation system of enclosed parking garages: Discrepancies with the current regulations. Applied Energy 113: 622-630, enero 2014. DOI: 10.1016/j.apenergy.2013.08.012.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here