Un candelabro hallado en aguas de Ibiza da pistas sobre las rutas de navegación medievales

El científico Marcus H. Hermanns, del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, trabaja en dos proyectos de investigación sobre el patrimonio arqueológico submarino español.

Por un lado, acaba de terminar el catálogo de los yacimientos y piezas de procedencia submarina que se han encontrado hasta el momento en el litoral  balear. “Es un listado enmarcado dentro del Plan Nacional de I+D+i para tener un inventario del patrimonio sumergido en todas las regiones que tienen costa”, explica Hermanns a Sinc.

“Las inmersiones de comprobación de pecios hundidos se realizaron con el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil de la división de Ibiza»

Dicha recopilación ha sido un trabajo de varios años de archivo, pero también de inmersiones de comprobación para verificar el estado en el que se encuentran los pecios y los yacimientos submarinos.

“Estas inmersiones de comprobación se realizaron con el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) de la división de Ibiza, y nos llamaron la atención ciertos lugares –que ahora están en curso de publicación–. También hicimos otros proyectos más detallados, como el estudio de un candelabro de bronce de la Edad Media único en esta zona”, añade el arqueólogo.  

Esta pieza, cuya descripción se publica Archivo Español de Arqueología, es peculiar porque no existen muchos ejemplares semejantes en el mundo. Asimismo, es única en la zona Balear y procede del  s. X, una época en la que las actividades marinas de las Islas Pitiusas (Ibiza y Formentera) son muy desconocidas.

“Sin embargo, al pertenecer a una colección privada –la encontró un submarinista ibicenco en los años 1970– es un pequeño reto sacarle información”, apuntilla Hermanns.

«Esta pieza es única en la zona Balear y procede del  s. X, una época en la que las actividades marinas de las Islas Pitiusas son muy desconocidas»

Desde Ibiza hasta la colonia musulmana de Fraxinetum

Los arqueólogos conocen el lugar del yacimiento submarino donde se encontró el candelabro, por lo que se hizo una inmersión de comprobación. Sin embargo, no dio ningún resultado.

Según explica el científico, “la mayoría de los fondos alrededor de la isla, a partir de los 30 metros de profundidad, son arenosos y hay movimiento de fondo. Puedes tener mala suerte y que el yacimiento esté tapado el día de inmersión. Hicimos varias pruebas para saber la dinámica del fondo marino y en qué estado estaba el yacimiento”.

Este candelabro llama la atención porque las vías marítimas que pasaban a lo largo de Ibiza para acceder a Mallorca son desconocidas. Además, en la ruta donde se encontró se hallaron varios pecios de la misma época en el sur de Francia.

“Había un enlace entre la península ibérica y el sur de Francia, al menos, con una colonia musulmana denominada Fraxinetum, según los documentos latinos que se conservan. Además, existe un grupo de embarcaciones hundidas que lo atestiguan, y se trataría de un sistema de suministro para esa colonia procedente del sur de la península”, argumenta el científico.

«Son pocos los casos como este en el que los objetos custodiados en colecciones privadas mantienen el contexto arqueológico donde fueron encontrados»

Heermanns destaca que son pocos los casos como este en el que los objetos actualmente custodiados en colecciones privadas mantengan el contexto arqueológico donde fueron encontrados de forma bien documentada.

“Hay pocas excepciones. Esto pone de manifiesto el enorme valor que tendría una mayor concienciación a nivel institucional, por ejemplo, en las federaciones de buceo, de sensibilizar a los submarinistas deportivos hacia la arqueología submarina y la importancia del patrimonio cultural sumergido”, enfatiza.

Este candelabro es una pieza única pero, por contra, al proceder de un lugar sin contexto arqueológico completo, es difícil imaginar su utilidad o posibles connotaciones rituales.

“Pertenece a la época califal. Se nos escapa su simbología y su uso concreto. Asi por ejemplo no presenta resto de quemaduras, entre otros porque se restauró de forma diferente al de una investigación. Sin embargo, era interesante hacer público el hallazgo a la comunidad científica porque podría dar pistas sobre la importancia de Ibiza en las rutas de navegación”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Marcus Heinrich Hermanns. «Evidence of early medieval navigation fron the waters surrounding Ibiza (Balearic Islands)». Archivo Español de Arqueología, 86: 251 – 260. 2013 doi:10.3989/aespa.086.013.014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *