Cartografian los valores del potencial eléctrico natural del centro de Tenerife

Existen diferentes técnicas geofísicas para estudiar la presencia, geometría y funcionamiento de los sistemas hidrotermales asociados a la actividad volcánica. De entre estas técnicas, el potencial espontáneo (SP, del término anglosajón Self-Potential) es de especial importancia, dada su sensibilidad a los patrones de flujo del agua subterránea.

Ahora un grupo de investigadores del grupo de Volcanología del Instituto Geográfico Nacional (IGN), en colaboración con investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (Barcelona), el Institut de Physique du Globe (Francia) y el Istituto Nazionale di Geofisica e Vulcanologia (Italia) han publicado un estudio en la revsita Journal of Volcanology and Geothermal Research, que delimita la extensión y estructura del sistema hidrotermal del Teide.

La existencia de este sistema ya a era ya conocida debido a la presencia de fumarolas y anomalías térmicas y de gases en su cima.Además, se han detectado y caracterizado nuevos sistemas hidrotermales en los edificios volcánicos de Pico Viejo, Montaña Blanca y Montaña Rajada, sistemas que hasta ahora resultaban desconocidos, dada la ausencia aparente de actividad fumarólica en estos volcanes, indica el estudio.

A lo largo de diferentes campañas de campo realizadas desde el año 2007 los investigadres han obtenido medidas con una resolución de 20 metros a lo largo de 237 kilómetros de perfiles en el centro de Tenerife, incluyendo los grandes edificios volcánicos del Teide y Pico Viejo.

Se han han obtenido medidas con una resolución de 20 metros a lo largo de 237 km en el centro de Tenerife, incluyendo el Teide y Pico Viejo

“Para este trabajo se requirió de la toma de aproximadamente doce mil medidas durante varios meses de campaña lo cual es todo un record para estas técnicas, tanto en distancia recorrida como en área estudiada”, explica Víctor Villasante, investigador del IGN y responsable del proyecto.

Aguas meteóricas

Los datos obtenidos han permitido delimitar otras anomalías fuera de la región afectada por los sistemas hidrotermales, situadas ya en la denominada zona hidrogeológica. En concreto, se ha detectado la infiltración preferencial de aguas meteóricas a lo largo de un sistema de fracturas situado al oeste de Pico Viejo y relacionado con la dorsal noroeste de Tenerife, así como el flujo de aguas subterráneas hacia los valles de Icod y La Orotava. También se ha obtenido información relevante sobre la estructura de la Caldera de Las Cañadas.

Por último, “el conocimiento profundo de la estructura y funcionamiento de un sistema volcánico y en particular de sus sistemas hidrotermales, es fundamental para la correcta interpretación de las señales recogidas por las redes instrumentales de vigilancia volcánica”, apunta Villasante. Por ello, este trabajo de investigación tendrá repercusiones importantes para el seguimiento y gestión de las futuras reactivaciones volcánicas del centro de Tenerife.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *