La simulación puede suplir la demanda de educación en ecocardiografía

Investigadores del grupo de Patología Cardiocirculatoria del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) han coordinado un artículo de revisión sobre simuladores en formación en ecocardiografía en colaboración con investigadores del St George’s Hospital y el Georges Pompidou Hospital.

El estudio, publicado en el último número de la revista Anesthesiology, podría permitir la introducción de la simulación en ecocardiografía en la educación de los médicos, supliendo así la alta demanda de formación en esta herramienta que se ha detectado en los últimos años.

La ecocardiografía en la educación de los médicos puede suplir la alta demanda de formación en esta herramienta que se ha detectado en los últimos años

Estos simuladores pueden mejorar y acelerar los procesos de aprendizaje y la habilidad manual de la ecocardiografía, especialmente en las primeras etapas de formación de las especialidades de anestesiología y curas intensivas, ya que supone un gran avance en medicina y cirugía.

Los autores detectaron un aumento en el uso de simuladores con una eficacia probada de la mejora en los conocimientos y habilidades técnicas de los estudiantes. En cambio, no encontraron cómo debían de ser introducidos en los programas de formación y en la acreditación de algunos niveles. El estudio detalla cómo se deben usar para su óptima introducción, el espacio que deben ocupar en la formación, los procesos, el porqué de su importancia y cómo usarlos.

Según los expertos, la gran demanda surgida en los últimos años en ecocardiografía se debe a su gran impacto clínico. Es una herramienta que, actualmente, no se limita solo a la especialidad de cardiología sino que se ha impuesto en cuidados críticos, anestesia, urgencias y medicina primaria, y está cambiando la cirugía y las actuaciones en cuidados intensivos.

Asimismo, numerosos organismos internacionales recomiendan desarrollar exámenes y acreditaciones de formación, especialmente en las especialidades de anestesiología y cuidados intensivos. Por ello, los educadores médicos tienen el reto de alcanzar la competencia en esta técnica en la sobrecargada formación de los médicos.

Opciones de futuro

La simulación todavía no está implantada de manera oficial en los programas académicos de medicina. Para que su introducción sea efectiva, tal y como afirma Fernando Clau-Terré, investigador principal del estudio y miembro del Grupo de Trabajo de Hemodinámica y Ecocardiografía de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), “se debe conocer qué lugar ocupa la simulación dentro de los programas de formación en ecocardiografía y cuál es su importancia dentro de los programas de acreditación en esta herramienta”. Además, apunta, “la industria debe mejorar y actualizar el software de los diversos simuladores actuales”.

El Hospital Universitario Vall d’Hebron (HUVH) dispone de un simulador (HeartWorks) que permite la práctica en ecocardiografía transtorácica y transesofágica. El simulador permite un rápido aprendizaje en la adquisición e interpretación de estudios normales y de diferentes patologías a los médicos en formación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *