Nueva vía para crear polímeros degradables para la industria

Científicos del Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (ISQCH) han detectado una nueva forma para el desarrollo de tipos novedosos de polímeros degradables, llamados poli(sililéteres), con posibles aplicaciones industriales. Los detalles se publican en la revista Catalysis Science and Technology.

La revista Catalysis Science and Technology  destaca, como uno de sus tres artículos más relevantes o hot articles del mes de noviembre, el trabajo realizado por el equipo de investigación, dirigido por los profesores Francisco J. Fernández-Álvarez y Luis A. Oro del Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (ISQCH). La publicación destaca la trascendencia de este trabajo que abre una nueva vía para el desarrollo de nuevos tipos de polímeros degradables y su aplicación industrial.

Los polímeros son materiales de origen natural o sintético, formados por cadenas de moléculas de gran tamaño. Entre los polímeros de origen natural destacan las proteínas, la celulosa o el caucho natural mientras que de las aplicaciones de los polímeros sintéticos sobresale la producción de plásticos tan esencial en la vida moderna.

Los investigadores buscan polímeros que sean resistentes y que a la vez sean degradables, lo que permitiría, por ejemplo, la liberación de fármacos en el organismo. El mayor problema con el que se enfrentan los investigadores a la hora de desarrollar estos polímeros degradables es encontrar un polímero resistente, es decir, que no se hidrolice con facilidad, para lo que es necesario que sean de alto peso molecular.

La investigación demuestra se pueden obtener polímeros (poli(sililéteres)) de alto peso molecular, que facilitan el paso a la preparación de polímeros degradables de amplia aplicación en la industria.

Hasta la fecha los poli(sililéteres) de mayor peso molecular no superaban los 20.000 g/mol y en circunstancias extraordinarias era posible alcanzar los 150.000 g/mol. Gracias a este estudio se ha conseguido desarrollar una metodología que permite preparar poli(sililéteres) de pesos moleculares superiores a los dos millones y medio de gramos por mol, casi 18 veces más de lo conocido hasta la fecha.

El proyecto ha sido desarrollado en el ISQCH, centro mixto de la Universidad de Zaragoza y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este trabajo ha contado con financiación del Ministerio de Competitividad y Fomento y de la Diputación General de Aragón-Fondo Social Europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *