Los koalas tienen un órgano especial para emitir ronquidos de seducción

El tono de las llamadas de apareamiento de los koalas machos es 20 veces más grave de lo que debería ser dado su pequeño tamaño. Estos marsupiales australianos tienen un órgano productor de sonido especializado que nunca antes se había visto en ningún otro mamífero terrestre, ubicado fuera de la laringe. En la inhalación, suenan como los ronquidos y en la exhalación parecen eructos. 

Un equipo de científicos británicos ha descubierto la razón por la que los koalas machos pueden emitir sonidos de apareamiento en un tono 20 más grave de lo que cabría esperar teniendo en cuenta su pequeño tamaño.

“Hemos descubierto que los koalas tienen un par de cuerdas vocales extra que se encuentran fuera de la laringe, donde se conectan las cavidades orales y nasales”, señala Benjamin Charlton, de la Universidad de Sussex y uno de los autores del estudio.

«Además, hemos demostrado que estos marsupiales utilizan estas cuerdas adicionales para producir estas llamadas de apareamiento con un tono extremadamente grave”, añade.

Según el estudio, publicado en la revista Current Biology, las llamadas de los koalas se  producen como una serie continua de sonidos durante la inhalación y la exhalación, similar al rebuzno de un burro, explica Charlton.

Parecido a rebuznos y eructos

En la inhalación, el sonido emitido por el koala suena como los ronquidos y en la exhalación parecen ruidos de eructos. En realidad –dice el investigador– tras su aparente dulzura, son animales muy ruidosos.

Su tono grave es propio de animales mucho más grandes. «Hasta donde sabemos, el único otro ejemplo de un órgano productor de sonido especializado en mamíferos que sea independiente de la laringe son los labios fónicos de las ballenas dentadas”, dice Benjamin Charlton.

El estudio representa la primera evidencia en un mamífero terrestre de un órgano distinto de la laringe dedicado a la producción de sonidos.

Referencia bibliográfica

Charlton et al.: «Koalas use a novel vocal organ to produce unusually low-pitched mating calls». Current Biology, 2 de diciembre de 2013  

2 Comments

  1. Alfonso

    No tardo nada en decirselo a mi compañera…

    • redaccion

      Díselo desde una distancia prudencial.
      A veces no funciona. 🙂

Responder a redaccion Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *