El año 2013 puede convertirse en uno de los diez más cálidos que se recuerdan

Un informe provisional de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) asegura que 2013 acabará por convertirse en uno de los diez años más cálidos desde que se iniciaran los registros modernos en 1850.

La OMM publica anualmente esta Declaración sobre el estado del clima mundial, que aporta una instantánea de las temperaturas regionales y nacionales. El texto incluye detalles sobre las precipitaciones, las crecidas, las sequías, los ciclones tropicales, la cobertura de hielo y el nivel del mar.

“Hasta la fecha, las temperaturas de este año son aproximadamente las mismas que las medias de 2001-2010, que fue el decenio más cálido jamás registrado”

“El período comprendido entre enero y septiembre de 2013 fue más cálido que el mismo período de 2011 y de 2012, en que La Niña provocó un enfriamiento. Durante los nueve primeros meses de 2013 no se dieron condiciones las características de La Niña ni de El Niño, y no se prevé que aparezcan antes de finales de año”, apunta la organización.

El Niño y La Niña son un importante factor condicionante del clima. En los dos años más cálidos desde que se mantienen registros, 2010 y 1998, se produjeron episodios de El Niño.

Ola de calor en Australia

A diferencia de 2012, año en el que se observaron temperaturas máximas anuales sin precedentes –en particular en EE UU–, en 2013 las temperaturas altas más extremas se han registrado en Australia.

“Hasta la fecha, las temperaturas de este año son aproximadamente las mismas que las medias de 2001-2010, que fue el decenio más cálido jamás registrado”, declara el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud.

Actualmente, los años más fríos son más cálidos que los más calurosos anteriores a 1998.

“Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero alcanzaron nuevos máximos históricos en 2012 y prevemos que volverán a alcanzar niveles sin precedentes en 2013. Ello significa que estamos abocados a un futuro más caluroso”, añadió Jarraud.

Según el experto, las temperaturas de la superficie solo constituyen una parte del ámbito más amplio del cambio climático. Sus efectos en el ciclo del agua ya están empezando a apreciarse, como evidencian las sequías, las crecidas o las precipitaciones extremas.

Poblaciones costeras cada vez más vulnerables

“Filipinas está viviendo la devastación causada por el tifón Yolanda cuando todavía estaba luchando para recuperarse de los efectos del tifón Bopha de hace un año. Aunque los ciclones tropicales en sí no pueden atribuirse directamente al cambio climático, la subida del nivel del mar hace que las poblaciones costeras sean cada vez más vulnerables a las mareas de tempestad. Es algo que hemos visto con consecuencias trágicas en Filipinas”, observó Jarraud.

En la Declaración provisional de la OMM se confirma que el nivel del mar a escala mundial alcanzó un nuevo máximo sin precedentes. Ese nivel ha venido aumentando en una media de 3,2 mm al año, con una variabilidad interanual, desde que empezaran las mediciones satelitales con altímetro en 1993.

“El nivel del mar seguirá aumentando debido a la fusión de los casquetes de hielo y los glaciares. Más del 90% del calor adicional que generamos a partir de los gases de efecto invernadero es absorbido por los océanos que, en consecuencia, seguirán calentándose y expandiéndose durante cientos de años”, concluye Secretario General de la OMM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *