Un kit predice la supervivencia al cáncer de pulmón

Un kit predice con mayor probabilidad que los métodos clínicos existentes la supervivencia al cáncer de pulmón más frecuente, el adenocarcinoma. Los autores han patentado recientemente este hallazgo.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con el Centro de Investigaciones Energética, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), han patentado un método in vitro que predice con mayor probabilidad que los métodos clínicos existentes la supervivencia al cáncer de pulmón más frecuente, el adenocarcinoma.

Gracias a este test genético, la calidad de vida de los pacientes podría mejorar ya que aquéllos con buen pronóstico evitarían la quimioterapia y esto también redundaría en un ahorro de costes para los hospitales.

Se trata de un método genómico y clínico que determina el pronóstico de un sujeto diagnosticado con adenocarcinoma de pulmón al estudiar, a partir del tumor, los niveles de expresión de 30 genes junto con otros indicadores como la edad, el sexo y el estadío del tumor. A partir de ahí, los pacientes se clasifican en fases y de esta clasificación depende su pronóstico y su tratamiento.

La calidad de vida de los pacientes podría mejorar ya que aquéllos con buen pronóstico evitarían la quimioterapia

Aunque existen parámetros clínicos y patólogicos que predicen con buena precisión la supervivencia de los pacientes, hay tumores con ciertas características que tienen comportamientos muy distintos. En estos casos, el nuevo método aumenta la predicción del pronóstico de manera significativa.

El cáncer de pulmón es la causa de muerte más frecuente por cáncer en hombres y mujeres en el mundo. El subtipo más frecuente de cáncer de pulmón es el adenocarcinoma, que representa un 40% del total, por lo que el método patentado podría resultar de gran utilidad en los hospitales.

Así se podría conocer de la manera más precisa posible la probabilidad de supervivencia y aplicar el tratamiento más adecuado, lo que mejoraría la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *