Nueva metodología 'verde' para medir los metales en la flora

Investigadores del Departamento de Química Analítica y Análisis Instrumental de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han desarrollado un nuevo método para determinar de manera directa la presencia de níquel y hierro en muestras sólidas de hojas de plantas, así como en líquenes.

El trabajo se publica en la revista internacional de química analítica Talanta y, según sus autores, introduce mejoras muy relevantes frente a los actuales métodos de análisis que se utilizan en el estudio de bioacumulación de metales en el medioambiente y en el seguimiento de procesos de contaminación.

Hasta ahora las metodologías de análisis empleadas para determinar el contenido de metales en muestras sólidas medioambientales incluyen comúnmente una etapa en la que para conseguir la disolución de la muestra se emplean ácidos corrosivos, lo que genera cierta cantidad de residuos tóxicos.

Estas metodologías suelen ser largas y complicadas, lo que representa un inconveniente importante cuando es necesario analizar un número muy elevado de muestras en un tiempo corto. Además, en muchas ocasiones, la concentración de metal es tan pequeña que simplemente la manipulación de la muestra para conseguir su disolución puede contaminarla y por lo tanto proporcionar resultados erróneos.

Mejora de la técnica

“El método que hemos desarrollado permite detectar de forma simultánea y en menos de dos minutos la presencia de estos metales”, explica Beatriz Gómez Nieto, del departamento de Química Analítica y Análisis Instrumental de la UAM y primera firmante del trabajo.

“La detección se realiza de forma directa, es decir, en muestras trituradas que se analizan sin necesidad de disolverlas previamente, lo que supone acortar los tiempos de análisis de horas a escasos minutos”, agrega la investigadora.

El metodo es rápido, efectivo, barato y ecológico.

Los investigadores resaltan que la eliminación de la etapa de disolución de la muestra no solo supone disminuir los costes y tiempos de análisis, sino también minimizar el riesgo de contaminación de las muestras.

El procedimiento se caracteriza además por su capacidad de determinar con precisión concentraciones muy pequeñas de níquel y hierro en las muestras medioambientales. Empleando muestras inferiores a 1 miligramo, el método puede detectar la presencia de estos metales en cantidades de hasta 25 microgramos  por kilogramo de muestra.

La metodología fue desarrollada utilizando un espectrofotómetro de absorción atómica de alta resolución y fuente continua (HR-CS AAS) de reciente aparición en el mercado, que dispone, como principal novedad, de un atomizador electrotérmico diseñado especialmente para la introducción de muestras sólidas.

En el trabajo los autores resaltan que su método es respetuoso con el medio ambiente, ya que minimiza la generación de residuos y la utilización de compuestos corrosivos o tóxicos, siguiendo así la filosofía de la “química verde’ o sostenible, cuyos principios conducen a eliminar o reducir el uso y la generación de sustancias contaminantes en el diseño de productos y procesos químicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *