Una nueva terapia combinada aumenta hasta tres meses la vida de pacientes con cáncer de páncreas avanzado

Tras muchos años de estudios infructuosos para mejorar el tratamiento del cáncer de páncreas, uno de los más letales, una nueva combinación de los fármacos nab-paclitaxel y gemcitabina disminuye en un 30% la mortalidad en el cáncer de páncreas avanzado aumentando la esperanza de vida hasta 90 días. La vida media en estos casos se sitúa en torno a los cinco meses.

Este estudio en fase III, que se publica hoy en la revista científica The New England Journal of Medicine –de las más prestigiosas en medicina– es uno de los más importantes realizados sobre esta dolencia en los últimos 20 años.

“La combinación de estos fármacos puede aumentar la vida del paciente entre dos y tres meses”, asegura a SINC Manuel Hidalgo, director del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC) y uno de los autores del estudio.

“En los últimos años se habían hecho muchos esfuerzos, pero sin éxito. Este es el primer estudio que demuestra de forma exitosa que aumenta la supervivencia con una toxicidad razonable para el paciente”, explica Hidalgo.

Este cáncer es uno de los más agresivos y el décimo tumor en cuanto a prevalencia, pero representa la cuarta causa de muerte asociada a cáncer, tanto en Europa como en Estados Unidos. En España se diagnostican unos 5.000 casos al año de cáncer de páncreas, de los que 4.900 terminan en fallecimiento.

“Es un nuevo canal de investigación, una nueva vía que espero que en poco tiempo nos dé buenos resultados”, dice Hidalgo

Este trabajado se ha elaborado en colaboración con 161 centros hospitalarios internacionales (ocho españoles), en un total de 861 pacientes con estadio avanzado 4 de cáncer de páncreas y con el apoyo de la farmacéutica Celgene, que tiene registrado el fármaco Abraxane, nombre comercial del paclitaxel.

“Lo importante es que algunos pacientes van a vivir más aunque ahora tenemos que identificar quiénes y por qué”, indica Hidalgo. A juicio de los expertos, esta investigación es un gran paso hacia delante que va a permitir seguir mejorando el desarrollo de tratamientos. “Es un nuevo canal de investigación, una nueva vía que espero que en poco tiempo nos dé buenos resultados”, vaticina el director del CIOCC.

Más de la mitad de los pacientes con cáncer de páncreas son diagnosticados cuando la enfermedad ya se ha extendido y la esperanza de vida media desde la identificación del tumor es de apenas cinco meses.

Una vía de futuro

En cuanto a la aplicación en casos de cáncer de páncreas en una fase menos avanzada de la enfermedad, Hidalgo reconoce que “la pregunta del millón es saber si el tratamiento mejoraría el estado de esos paciente. Esperamos que sí. Aún hay que demostrarlo y para obtener resultados pasarán otros dos o tres años”.

“El estudio abre las puertas tanto para diseñar estudios en otras fases de la enfermedad, como para analizar biomarcadores que nos ayuden a seleccionar mejor a los pacientes, y para evaluar nuevas moléculas y combinaciones de fármacos”, añade la doctora Carmen Guillén, de la Unidad de Cáncer Familiar del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

El tratamiento ya ha sido avalado por la Food and Drug Administration (FDA) en EE UU aunque en España aún no tiene autorización para su comercialización. Sin embargo está disponible como tratamiento compasivo en los hospitales del país, según han asegurado los expertos durante la presentación de este estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *