A los chimpancés se les contagia el bostezo humano a medida que crecen

Investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) han realizado un experimento para comprobar si los chimpancés tienen la capacidad de bostezar o sonarse la nariz repitiendo los gestos humanos.

Para ello, los científicos examinaron dos factores para ver en qué medida les afecta: su edad y su cercanía emocional a la persona. En el ensayo incluyeron a 33 chimpancés huérfanos, 12 crías de uno a cuatro años de edad y 21 de entre cinco y ocho años. El estudio lo publica la revista PLoS ONE.

Cada chimpancé observaba por separado a una persona desconocida y a otra conocida. Además, se les realizaron distintas sesiones de ensayos con humanos bostezando o sonándose la nariz.

El bostezo humano provocó 24 bostezos de los chimpancés jóvenes y cero de las crías

“Los bostezos fueron contagiosos para los chimpancés de cinco a ocho años, pero el acto de sonarse la nariz no. En contraste, las crías de uno a cuatro años no encuentran contagioso ni el bostezo ni sonarse la nariz”, señala el trabajo.

En concreto, el bostezo humano provocó 24 bostezos de los chimpancés jóvenes y ninguno de las crías. La cercanía emocional con el ser humano que bostezaba no afectó en su repetición.

“Nuestros resultados reflejan un patrón de desarrollo compartido por seres humanos y otros animales. Dado que el bostezo contagioso puede ser una respuesta empática, también podemos concluir que la empatía se desarrolla lentamente durante los primeros años de vida de los chimpancés”, argumenta Elainie Madsen, coautora del estudio en la Universidad de Lund.

Referencia bibliográfica:

Madsen EA, Persson T, Sayehli S, Lenninger S, Sonesson G (2013) “Chimpanzees Show a Developmental Increase in Susceptibility to Contagious Yawning: A Test of the Effect of Ontogeny and Emotional Closeness on Yawn Contagion”. PLOS ONE 8 (10): e76266. doi:10.1371/journal.pone.0076266

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *