Una prueba con óxido nítrico exhalado es eficaz en el diagnóstico y control del asma infantil

Un estudio del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Donostia ha probado la validez de la prueba del óxido nítrico exhalado para la monitorización del tratamiento del asma infantil, así como de su seguimiento y diagnóstico. Asismo, los especialistas han logrado desarrollar una técnica que se podrá aplicar en lactantes.

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia. Según Paula Corcuera Elósegui, adjunta de Neumología Infantil en el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Donostia y autora principal del estduio, “la prevalencia de asma infantil en el norte de la península es de un 10%”, y, añade: “A pesar de los avances habidos en los últimos años, esta enfermedad continúa teniendo consecuencias importantes para los enfermos, sus familias y para el sistema sanitario”.

La doctora define el asma como una enfermedad compleja, “porque en cada niño o niña se manifiesta de una manera distinta, y la respuesta a los tratamientos es también diferente en cada caso”.

Una de las herramientas más conocidas para diagnosticar y valorar el grado de control de la enfermedad es la espirometría, que sirve para determinar la función pulmonar. Sin embargo, la espirometría puede no ser suficiente, y en los últimos años ha surgido un marcador importante, que complementa la información facilitada por la prueba de espirometría. Se trata del óxido nítrico exhalado; que es, precisamente, el objeto de estudio de la doctora Corcuera.

“Todos los mamíferos exhalamos esta molécula”, explica la doctora Corcuera, “y se sabe que en el asma, y también en algunas otras enfermedades, su valor puede estar elevado por encima de lo normal”. Puesto que había pocos estudios sobre el óxido nítrico exhalado en pacientes pediátricos, la Unidad de Neumología Infantil puso en marcha una línea de investigación, para determinar la utilidad de la medida del óxido nítrico exhalado.

 Corcuera señala algunos aspectos de la investigación, que ha tenido ocho años de duración. Por ejemplo, con los lactantes, “utilizamos una mascarilla que les cubre la nariz y la boca, y así recogemos el óxido nítrico que han expulsado en consecutivas respiraciones con volumen corriente”. Por otra parte, con niños y niñas de mayor edad, han realizado la validación de los analizadores portátiles, que no requieren equipamiento tan complejo ni personal tan espezializado.

Mascarilla buco-nasal para los lactantes

“Uno de los resultados destacables es que la determinación del óxido nítrico exhalado es también posible realizarla en lactantes”

Aunque la doctora reconoce que la técnica tiene algunas limitaciones, y por lo tanto ha de complementarse siempre con la observación clínica y la prueba de espirometría, sí han comprobado que es válida y útil, tanto para ayudar a diagnosticar la enfermedad como para realizar la monitorización de pacientes.

“Uno de los resultados destacables es que la determinación del óxido nítrico exhalado es también posible realizarla en lactantes”, subraya Corcuera. “Hemos visto que la determinación a respiraciones múltiples con volumen corriente, utilizando una mascarilla buco-nasal, puede estudiarse con independencia de la edad”.

Otra de los aspectos novedosos es que, habitualmente, se determina el óxido nítrico exhalado a nivel proximal; es decir, en los bronquios; sin embargo, en el estudio realizado en el Hospital Universitario Donostia, han medido también el óxido nítrico a nivel distal o alveolar. El matiz es importante, ya que los resultados obtenidos sugieren que el óxido nítrico alveolar elevado puede estar relacionado con un asma más severo.

“Para determinar el óxido nítrico alveolar, hemos utilizado otra técnica, que determina el óxido nítrico a varios flujos”, especifica Corcuera. Dicha técnica la han aplicado a jóvenes de entre seis y dieciséis años. “A través de un modelo matemático, hacemos una aproximación del óxido nítrico a nivel alveolar, y parece que aquellos que tienen un nivel de óxido nítrico alveolar elevado, presentan un mayor número de crisis en el mes previo”.

De todas formas, la doctora advierte que esa relación no es concluyente “porque la muestra era bastante pequeña y el grupo seleccionado tampoco era de pacientes con asma más severo”. Por ello, ha anticipado que su intención es “seguir investigando ese aspecto, para obtener resultados más claros”.

El trabajo ha tenido una difusión importante en el ámbito de la investigación médica, mediante la publicación de cuatro artículos en revistas especializadas. 

Referencia bibliográfica:

Castro-Rodriguez  JA, Sardón O, Perez-Yarza EG, Korta J, Aldasoro A, Corcuera P et al. “A young infants with recurrent wheezing and positive asthma predictive index have higher levels of exhaled nitric oxide”. J Asthma. 2013; 50: 162-165.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *