Las poblaciones de águila perdicera del norte de la península ibérica son las más amenazadas

Una investigación, basada en el seguimiento a largo plazo de los núcleos poblacionales de águila perdicera en la península ibérica y en Francia, ha permitido descubrir las relaciones demográficas entre poblaciones y entender su dinámica al oeste europeo, donde se encuentra uno de los núcleos de esta especie amenazada y en declive en Europa.

En el estudio, publicado en la revista Ecological Monographs, han participado investigadors de la Sociedad Americana de Ecología, está liderada por los expertos Joan Real y Antonio Hernández Matías, del Equipo de Biología de la Conservación, vinculado al Departamento de Biología Animal y al Instituto de Investigación de Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (UB-IRBio). También participan expertos del Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS, Francia) y de centros de investigación de España, Portugal y Sudáfrica.

El águila perdicera (Aquila fasciata) es una de las aves rapaces más representativas —y también más amenazadas— de la región mediterránea. Desde 1980, el Equipo de Biología de la Conservación de la UB es un grupo de referencia en la investigación de la ecología de esta especie y en la aportación de soluciones para mejorar su conservación. 

Águila perdicera: límite norte y límite sur

Tal como señala Joan Real, profesor del departamento de Biología Animal y jefe del Equipo de Biología de la Conservación, “el águila perdicera no tiene una distribución muy amplia en Europa. El límite norte se halla al sur de Francia y las poblaciones más meridionales se encuentran en Portugal y en Andalucía”.

“Desde hace treinta años —continúa—, hacemos el seguimiento anual de la población de águila perdicera en Cataluña, un trabajo que, junto con los seguimientos de otros equipos de investigación europeos, ha permitido alcanzar por primera vez toda la población de águilas, estudiarlas de manera homogénea y hacer análisis sólidos de su evolución demográfica, muy útiles en conservación”.

El estudio revela que las poblaciones de águilas no están aisladas en la Península

El estudio revela que las poblaciones de águilas no están aisladas en la Península. Según explica el investigador Antoni Hernández Matías, “nuestros modelos confirman la existencia de una dinámica de fuente o alcantarilla a una escala espacial amplia en la Península”. Es decir, lo que pasa a centenares de km de Cataluña puede ser esencial para la persistencia de nuestra población local.

“A menudo, este proceso no está previsto en el ámbito de la gestión; pero si no lo tenemos presente, se pueden tomar decisiones de conservación no adecuadas que en el futuro pueden comprometer la viabilidad de la especie”, señala el experto.

¿Por qué son tan diferentes las poblaciones en la península ibérica?

Este es el primer estudio que cuantifica en detalle las diferencias demográficas entre las poblaciones de águilas en territorio europeo; diferencias causadas, entre otros factores, por la presión humana y las condiciones paisajísticas, geográficas y climatológicas del entorno. En el norte peninsular, con áreas rurales abandonadas y actualmente muy forestales, el estado de las poblaciones es límite (elevada mortalidad adulta, baja fertilidad, etc.). En el sur, más cálido y con más actividades tradicionales, los indicadores demográficos son mejores.

“Esta especie convive bien con la agricultura y la ganadería tradicionales gestionadas de manera sostenible —explica Joan Real—, que generan espacios abiertos y facilitan la presencia de sus presas”. Pero si estas actividades se abandonan, cambian los hábitats y desaparecen las presas, las águilas tendrán dificultades para sobrevivir.

Con todo, según remarca el investigador, “un exceso de presión humana (agricultura intensiva, urbanización) también puede tener un efecto negativo en la supervivencia de las águilas; porque a menudo caen víctimas de las líneas eléctricas o las balsas, no tienen lugares donde cazar y no tienen tranquilidad para criar”.

Modelos para mejorar las predicciones de futuro

Desde el punto de vista metodológico, el estudio aporta novedades en la aplicación del análisis de viabilidad poblacional (PVA), la herramienta que se usa más ampliamente para evaluar el riesgo de extinción de especies.

El trabajo muestra la relevancia de considerar explícitamente en los análisis las incertidumbres asociadas a las asunciones del modelo y a las estimaciones de los parámetros demográficos, con objeto de poder generar predicciones más realistas.

“Los resultados han mostrado —continúa Hernández Matías— la importancia de considerar en los modelos aspectos como la estructura espacial de la población, la heterogeneidad entre subpoblaciones, y los procesos de dispersión y las principales fuentes de incertidumbre”. “En el futuro —destaca el investigador—, sería muy importante incorporar también el efecto de los determinantes ecológicos (fragmentación del hábitat, riesgos nuevos, etc.) para mejorar las predicciones en escenarios asociados al cambio global”.

El trabajo también constata que la supervivencia adulta es uno de los parámetros que mejor definen el destino de la población de águilas.

Cataluña y Francia son precursores en impulsar estudios a largo plazo de poblaciones de águila perdicera. En el litoral mediterráneo, la presión humana es muy intensa y produce un incremento en la mortalidad de la especie por diferentes causas (electrocución y colisión con líneas eléctricas, persecución, etc.).

Con una mortalidad adulta del 17% en Cataluña —en Andalucía el valor es del 5%— la situación actual de la población en el territorio catalán es crítica y su persistencia probablemente depende de la llegada de individuos de otras regiones.

El trabajo , que ha tenido el apoyo de la Fundación Miquel Torres, de Vilafranca del Penedés, y de la Diputación de Barcelona, es el resultado de una larga e intensa colaboración entre investigadores, gestores y benefactores de la naturaleza que ha permitido realizar seguimientos a largo plazo, una herramienta fundamental para diseñar políticas de conservación de la biodiversidad con una visión amplia, contemporánea y eficiente.

Referencia bibliográfica:

Antonio Hernández-Matías ,Joan Real , Marcos Moleón ,Luis Palma ,Jose Antonio Sánchez-Zapata ,Roger Pradel ,Martina Carrete , Jose María Gil-Sánchez , Pedro Beja , Javier Balbontín , Nicolas Vincent-Martin ,Alain Ravayrol ,Jose Ramón Benítez , Bernardo Arroyo ,Carmelo Fernández ,Ernesto Ferreiro y Javier García  “From local monitoring to a broad-scale viability assessment: a case study for the Bonelli’s Eagle in western Europe” http://www.esajournals.org/doi/abs/10.1890/12-1248.1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *