Trampas piramidales para atrapar al picudo rojo de las palmeras

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han diseñado un trampa para atrapar al picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) de las palmeras, una especie de coleóptero originario de Asia.

La trampa está comercializada por la empresa valenciana Sansan Prodesing SL y se está utilizando en diferentes países de Europa y ha despertado interés en Estados Unidos y Oriente Próximo, mercado este último con un gran potencial de aplicación. Los resultados de su aplicación fueron publicados el pasado mes de agosto en el Journal of Economic Entomology.

Lo novedoso de este sistema es su diseño piramidal que ayuda a que el picudo trepe fácilmente sobre este y acabe cayendo

“Lo novedoso de este sistema es su forma; el diseño piramidal ayuda a que el picudo, atraído por la feromona colocada en la trampa, trepe fácilmente sobre ella y acabe cayendo a un recipiente con agua situado en la parte inferior”, apunta Vicente Navarro, del grupo de Ecología Química Agrícola del Instituto Agroforestal Mediterráneo de la UPV.

En su estudio, los investigadores evaluaron además qué ocurría al añadir agua a las trampas que contienen material vegetal (este material reproduce el olor de la palmera y se utiliza como atrayente también del picudo): comprobaron que el número de picudos atrapados se multiplicaba por tres respecto a las trampas secas.

Simular el olor de la palmera

“Para atraer al picudo, es muy importante reproducir y potenciar el olor de la palmera, que se consigue incluyendo material vegetal de palmera en la trampa. Ahora bien, el añadir material vegetal tiene un hándicap, y es que es necesario una continua reposición del mismo para evitar la disminución de la atracción con la degradación del material”, explica la investigadora del grupo de Ecología Química Agrícola, Sandra Vacas.

Como alternativa a la utilización de material vegetal, los estudios en este campo se centran en conseguir determinar aquellos compuestos característicos del olor de la palmera que pueden tener un efecto atrayente para el picudo y poder fabricar así un atrayente sintético que, cuanto menos, iguale la atracción del material vegetal.

En este sentido, el equipo de trabajo del grupo de Ecología Química Agrícola trabaja en la identificación de los compuestos característicos del olor de la palmera, dentro de Palmprotect, el principal proyecto europeo de lucha contra el picudo rojo.

Hasta la fecha, han identificado más de 100 compuestos, de los cuales 14 presentan una actividad que podría convertirlos en potenciales sustitutivos del material vegetal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *