Las españolas consumen más proteínas y menos hidratos de carbono de lo recomendado

La población femenina española, de todos los rangos de edad, consume un 15% más de proteínas de la cantidad recomendada, aunque su ingesta de hidratos de carbono se encuentra en el límite inferior de la recomendación, o incluso por debajo de esta.

Además, la principal fuente energética para las mujeres españolas procede de alimentos precocinados en el caso de las niñas y adolescentes; los productos cárnicos en mujeres adultas y el pan en mujeres mayores de 50 años.

Estas son algunas de las conclusiones de un trabajo realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Granada, dirigido por Fátima Olea Serrano.

Los investigadores han analizado los hábitos de vida y nutricionales de la población femenina del sur de España, en una muestra formada por 3.400 mujeres clasificada por rangos de edad (niñas menores de 9 años, adolescentes entre 10 y 18 años, mujeres adultas de 19 a 49 años y mujeres mayores de 50 años).

La principal fuente energética para las mujeres españolas procede de alimentos precocinados en el caso de las niñas y adolescentes

Para llevar a cabo este trabajo, se realizó una encuesta sobre la composición corporal, alimentación, práctica de actividad física y otros hábitos de la población estudiada.

Además, la encuesta incluía un cuestionario validado de frecuencia de consumo de alimentos y tres recuerdos de 24 horas, diseñados específicamente para el estudio. Los datos se recopilaron desde el ámbito escolar y hospitalario, así como de los Centros Andaluces de Medicina del Deporte (CAMD) y centros de tercera edad.

El trabajo reveló que las principales fuentes de calcio son la leche y postres lácteos en niñas y adolescentes, mientras que la leche es reemplazada por el queso y el yogur conforme aumenta la edad. Los investigadores indican que la población estudiada “cumple aproximadamente con el 50% de las características de la dieta mediterránea, con un seguimiento significativamente mayor conforme aumenta la edad”.

Calidad del desayuno

Además, según un índice propuesto para estimar la calidad del desayuno, las niñas y adolescentes realizan un desayuno de calidad media, con un valor medio de 5,68 sobre 10. En general, las niñas y adolescentes que realizan el almuerzo en casa presentan un mayor seguimiento de la dieta mediterránea, mientras que el hábito de hacer dieta entre mujeres mayores de 18 años influye negativamente en el seguimiento de este patrón dietético.

Las mujeres embarazadas menores de 32 años y primíparas presentan una mayor adherencia a la dieta mediterránea que las demás. Parte de los resultados de esta investigación han sido publicados en revistas científicas como Food and Chemical Toxicology, British Journal Nutrition, Public Health Nutrition y Apettite, y otras revistas nacionales como Nutrición Hospitalaria y Revista Española de Nutrición Comunitaria.

Referencias bibliográficas:

Monteagudo C, Palacín-Arce A, Bibiloni MD, Pons A, Tur JA, Olea-Serrano F, Mariscal-Arcas M. Proposal for a Breakfast Quality Index (BQI) for children and adolescents. Public Health Nutr. 2012 Jul 5:1-6. IF: 2.250

Monteagudo C, Mariscal-Arcas M, Palacín A, Lopez M, Lorenzo ML, Olea-Serrano F. Estimation of dietary folic acid intake in three generations of females in Southern Spain. Appetite. 2013 Aug;67:114-8. IF: 2.541

Marisca-Arcas M, Caballero-Plasencia ML, Monteagudo C, Hamdan M, Pardo-Vasquez MI, Olea-Serrano F. Validation of questionnaires to estimate adherence to the Mediterranean diet and life habits in older individuals in Southern Spain. J Nutr Health Aging. 2011 Nov;15(9):739-43. IF: 2.686

Mariscal-Arcas M, Rivas A, Monteagudo C, Granada A, Cerrillo I, Olea-Serrano F. Proposal of a Mediterranean diet index for pregnant women. Br J Nutr. 2009 Sep;102(5):744-9. IF: 3.446 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *