Reducen en ratones la progresión de uno de los cánceres de piel más agresivos

El oncogén c-Fos ha estado tradicionalmente vinculado a actividades celulares relacionadas con cáncer, como la división, la diferenciación –conversión de un tipo celular en otro– o la supervivencia.

Cualquier alteración en estas actividades puede desencadenar el desarrollo de tumores, lo que ha convertido a c-Fos en una importante diana para la comprensión y el tratamiento de la enfermedad.

Un trabajo liderado por Erwin Wagner, director del programa de Biología Celular del Cáncer BBVA-CNIO, ha desvelado un mecanismo nunca observado antes por el que c-Fos es también capaz de inducir cáncer.

Así, se produce debido a un incremento en su actividad en la piel estimula el sistema inmunitario, lo que induce la aparición del carcinoma de células escamosas (SCC), uno de los cánceres de piel más agresivos.

Otro hallazgo significativo ha sido observar, en ratones, la disminución en la progresión de SCC mediante el uso de antiinflamatorios, que bloquean la respuesta inmunitaria inducida por c-Fos.

Estas conclusiones se publican en el último número de la revista Genes and Development, que dedica su portada a este trabajo.

Dos caras de una misma moneda

La concepción clásica de la respuesta inmune inflamatoria, instaurada hace más de 100 años, defiende que los mecanismos de defensa protegen al organismo frente a las neoplasias.

Esta visión ha dejado paso en los últimos años a nuevas evidencias que sugieren que la inflamación crónica favorece la proliferación y supervivencia de las células tumorales, aumentando así la susceptibilidad al cáncer.

“Sabemos que hay cánceres, como el de páncreas, hígado o colon, en los que el componente inflamatorio desempeña un papel muy importante en la aparición de la enfermedad”, declara Juan Guinea-Viniegra, investigador del laboratorio de Wagner que ha participado en el estudio.

En cánceres como el de páncreas, hígado o colon el componente inflamatorio desempeña un papel muy importante

Además, enfermedades inflamatorias crónicas en piel, como el lupus o úlceras crónicas, predisponen a la aparición de tumores, aunque hasta ahora no se conocían los mecanismos responsables de este fenómeno.

“Hemos descubierto que los ratones que tienen una mayor actividad de c-­‐Fos en piel estimulan la infiltración y la acumulación crónica de células del sistema inmunitario, las CD4+T, favoreciendo así lesiones en la epidermis y procesos carcinogénicos”, explica Eva Briso, primera autora del artículo.

Briso destaca también que cuando trataron los ratones con sustancias antiinflamatorias, que bloqueaban específicamente la actividad inmunitaria mediada por CD4+T, los tumores reducían su tamaño.

Además, los investigadores analizaron muestras de casi un centenar de pacientes con SCC, en las que encontraron que hasta un 75% de los tumores presentaban un aumento en la actividad de c-Fos, así como un aumento en la actividad inflamatoria.

Una nueva vía de tratamiento

Estos resultados abren la posibilidad de utilizar antiinflamatorios como medida de tratamiento en los pacientes con esta patología. “Si encontramos moléculas que en humanos sean capaces de bloquear esta respuesta inmunitaria, podríamos pensar en una nueva terapia específica para la enfermedad”, apunta Wagner.

El carcinoma de células escamosas es un tipo de cáncer de piel muy agresivo que puede llegar a invadir otros tejidos y formar metástasis. Afecta a 16 de cada 100.000 personas en Europa, y es el tipo de cáncer de piel más relacionado con la exposición solar. El tratamiento estándar se reduce a cirugía y radioterapia.

Referencia bibliográfica:

Briso EM, Guinea-Viniegra J, Bakiri L, Rogon Z, Petzelbauer P, Eils R, Wolf R, Rincón M, Angel P, Wagner EF. “Inflammation-mediated skin tumorigenesis induced by epidermal c-Fos”. Genes Dev (2013). doi: 10.1101/gad.223339.113 http://genesdev.cshlp.org/content/27/18/1959.long

El proyecto de investigación ha contado con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad, el European Research Council, la Fundación BBVA y La Fundación La Caixa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *