Los pacientes con demencia españoles son los que más horas pasan con sus familiares

Un estudio denominado RightTimePlaceCare (RTPC), en el que han participado 8 países (Alemania, Francia, Estonia, España, Holanda, Gran Bretaña, Finlandia y Suecia) y que se presentará el próximo 16 de septiembre, busca identificar las mejores prácticas para personas con demencia y sus cuidadores familiares en la atención durante el proceso de transición, desde la atención domiciliaria profesional hasta la institución.

El trabajo se ha realizado con una muestra total de 2.014 personas con demencia y está liderado por la enfermera Gabriele Meyer de la Universidad de Witten (Alemania) y en España, por la Adelaida Zabalegui, directora enfermera del Hospital Clínic de Barcelona, y su equipo.

“Aunque en la mayoría de países estos enfermos viven en su domicilio con un cuidador familiar, en España destaca que sólo un 4% viven solos y más del 70% habita en el núcleo familiar. En cambio, en los países escandinavos la cifra de personas que viven en familia es muy inferior. Por ejemplo, en Finlandia un 43% de los pacientes viven solos en sus domicilios”, subraya el estudio.

Asimismo, la mitad de la población que ha participado en la investigación manifiesta tener un nivel de ingresos económicos inferior al que correspondería a la media de su país, aunque existen diferencias significativas entre países. En Finlandia y Alemania, por ejemplo, la gran mayoría (75%) superan el valor medio establecido, en cambio en Estonia pasa justo lo opuesto, un 80% de la población explica recibir ingresos económicos inferiores a la medía de su país.

La mitad de la población que ha participado en el estudio manifiesta tener un nivel de ingresos económicos inferior al que correspondería a la media de su país

El estudio también ha hecho un seguimiento de los porcentajes de pacientes que pasaron de vivir en su propio hogar a vivir en una residencia o centro geriátrico en el periodo de tres meses. De 1.223 personas con demencia que vivían en el domicilio en la primera encuesta, sólo 126 ingresaron en una residencia en la segunda toma de datos (a los 3 meses); el 10,3%. Francia tuvo la mayor parte de casos con un 25% y España el menor, con sólo 4 casos (2%).

Estos datos indican que en Francia las personas con demencia son institucionalizadas en residencias rápidamente y en España esta transición se produce muy lentamente o como último recurso de cuidado. Las principales razones del paso de un paciente con demencia del entorno familiar a una institución son: los síntomas neuropsiquiátricos (25%) como la agresividad, la dependencia para las actividades de la vida diaria (23%), síntomas cognitivos como la deambulación nocturna o la falta de reconocimeinto de los seres queridos (19%), sobrecarga del cuidador (15%) y la inhabilidad del cuidador familiar para realizar los cuidados (15%).

Zabalegui explica que en general en el ámbito europeo “los cuidadores familiares del estudio han manifestado que la calidad de vida de las personas con demencia que residen en una institución (residencia) es más elevada que en casa”. Esta opinión es generalizada en todos los países, excepto en España, que muestra lo opuesto. Los cuidadores familiares españoles valoran que los pacientes con demencia que viven en sus domicilios tienen mayor la calidad de vida que los pacientes que viven en residencias geriátricas o están institucionalizados.

Sobrecarga de las personas cuidadoras

Los cuidadores familiares españoles tienen los niveles más elevados de sobrecarga de Europa

En general, los cuidadores familiares de las personas con demencia que viven en su domicilio presentan mayor sobrecarga que los cuidadores de personas con demencias que están institucionalizadas, excepto en España y Francia. Los cuidadores familiares españoles tienen los niveles más elevados de sobrecarga de Europa. Estos valores son elevados mientras la persona con demencia es cuidada en el domicilio y se mantiene alto cuando es institucionalizada.

En todos los países, el coste de cuidar a una persona con demencia en una residencia geriátrica es superior que en el domicilio. Sin embargo, en Estonia e Inglaterra la diferencia es muy pequeña. El coste más alto de cuidar a una persona con demencia en una residencia está en Francia y en el domicilio está en Inglaterra. Estonia es el país con el coste más bajo en los dos escenarios.

Para la experta, esto parece indicar que la transición del cuidado del domicilio a la institución es coste creciente, pero esta hipótesis está basada en la idea de que el patrón de los pacientes se establece en los dos escenarios.

El coste por día de media del cuidado de una persona con demencia, en euros en España es de 70 euros en el domicilio y de 194 euros en un centro residencial, frente a 40 euros en el domicilio y 51 euros en una residencia en Estonia, y 126 euros en el domicilio y 140 euros en la residencia en Reino Unido.

Los pacientes que han participado en el estudio, iniciado en 2010, tienen una media de edad de 83 años; de las que el 67% son mujeres. Por otra parte, la edad media del cuidador familiar era de 62 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *