Un curso escolar sobre las causas del tabaquismo gana un premio en 'Science'

¿Por qué algunas personas fuman y otras no? Investigadores de la Universidad de Washington (EE UU) han desarrollado un proyecto escolar que intenta responder a esta pregunta, mediante la combinación de distintas disciplinas como neurobiología, estadística y  genética.

Hasta ahora, según explica a SINC Maureen Muun, principal responsable del estudio, el curso se ha impartido en 20 clases de 12 centros. Los investigadores crearon una base de datos a través de una encuesta sobre las posibles influencias que desencadenan el tabaquismo. La intención es poder desarrollar el curso en cualquier instituto y fomentar la participación de los alumnos.

Para los autores, el objetivo es que los estudiantes analicen bases de datos y muestras de sangre de los encuestados para analizar tres regiones del genoma que en estudios anteriores demostraron estar asociadas al consumo de tabaco.

Así, a lo largo del curso los alumnos aprenden a desarrollar sus propias hipótesis, diseñar estudios y análisis para motivar su curiosidad y que descubran por ellos mismos cómo funciona el mundo, en vez de explicarles lo que los científicos ya han descubierto.

Según Munn “los estudiantes aprenden una nueva forma de llevar a cabo investigaciones. Además, analizan datos reales mediante cálculos estadísticos utilizados por epidemiólogos”.

Un premio con historia

El premio Science Inquiry Based Instructions busca encontrar materiales didácticos aplicables en colegios e institutos de EE UU y que puedan ser impartidos en clases introductorias de ciencia.

“Los estudiantes aprenden una nueva forma de llevar a cabo investigaciones”

Sin embargo, el proyecto no seguirá adelante, pues los fondos destinados a este proyecto se acaban. En cualquier caso, Munn advierte que “estamos revisando una web que servirá de apoyo a los profesores para implementar el plan de estudios en su clase”.

Para el futuro, Munn señala que la Universidad de Washington ya planea otro proyecto. “Estará relacionado con cómo interactúan los genes y el ambiente para determinar las características de los organismos vivos”, concluye.

Así, a lo largo del curso los alumnos aprenden a desarrollar sus propias hipótesis, diseñar estudios y análisis para motivar su curiosidad y que descubran por ellos mismos cómo funciona el mundo, en vez de explicarles lo que los científicos ya han descubierto.

Según Munn “los estudiantes aprenden una nueva forma de llevar a cabo investigaciones. Además, analizan datos reales mediante cálculos estadísticos utilizados por epidemiólogos”.

Referencia bibliográfica:

Maureen M. Munn, Hiroki Oura, Mark Gallivan, Katie Van Horne, Andrew W. Shouse. “Engaging High School Students in Research on Smoking Behavior”. Science. Julio de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *