Describen los patrones de diversificación de unos moluscos de la Península Ibérica

Investigadoras del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) han estudiado los modos de especiación y las causas de la diversificación de los moluscos hidróbidos Pseudamnicola (Corrosella), un subgénero cuyas especies viven en las regiones montañosas de España y el sur de Francia.

El trabajo, publicado en la revista Molecular Phylogenetics and Evolution, presenta la primera filogenia de estos diminutos caracoles. Hasta la fecha, los estudios morfológicos indicaban la existencia de once especies del subgénero Corrosella, diez en la península ibérica y una en el sur de Francia.

A partir de los nuevos hallazgos morfológicos, combinados con análisis moleculares, se ha identificado una nueva especie, a añadir a otras seis que las expertas han descrito recientemente.

Los resultados filogenéticos revelan la existencia de tres linajes dentro del subgénero, y la estimación del tiempo de divergencia indica que los tres eventos principales de especiación ocurrieron entre el Mioceno superior y el Pleistoceno.

Según las autoras, los mecanismos de diversificación son el resultado de la fragmentación del hábitat y no de una radiación adaptativa. La formación de las montañas ibéricas –los Pirineos en el norte y la cordillera Bética en el sur– y la configuración del sistema hidrográfico han desempeñado un importante papel en la especiación de Corrosella.

Los mecanismos de diversificación son el resultado de la fragmentación del hábitat y no de una radiación adaptativa

Además, durante el Mioceno, la península ibérica experimentó un aumento de la temperatura y la aridez con un gradiente norte-sur que unido al elevado nivel de actividad tectónica en ese período, puede haber dado origen a la mayor parte de la diversidad que se observa en el sur de la península.

“A pesar de la elevada endemicidad, junto con lo restringido de su hábitat y su distribución y su reducida capacidad de dispersión este grupo es un candidato idóneo para correlacionar los rasgos de la historia vital con eventos del pasado geológico”, comenta Diana Delicado, una de las investigadoras del estudio. “La combinación de los estudios morfológicos y moleculares con el análisis de las características ecológicas y los patrones geográficos, nos ha permitido obtener una visión más clara para delimitar las especies del grupo”, añade.

Buenos indicadores de la calidad de las aguas

Estos pequeños moluscos, cuyo tamaño oscila entre 1 y 8 mm, viven en ecosistemas muy frágiles como fuentes, manantiales y arroyos de aguas limpias y oxigenadas. Son muy sensibles a la alteración de su hábitat y se les considera buenos indicadores de la calidad de las aguas.

Actualmente se encuentran en regresión en todo el mundo y aunque debido a su antigüedad, que se remonta al Carbonífero –hace 280 millones de años–, han sobrevivido a extinciones masivas, hoy resultan especialmente vulnerables por el impacto de la actividad humana.

Otro rasgo interesante de los hidróbidos es que se trata de una familia muy diversa, con más de 1.000 especies, pero cuyas relaciones evolutivas permanecen confusas debido a su pequeño tamaño y a la simplicidad de sus estructuras anatómicas que hace difícil fijar los límites morfológicos entre las especies.

Referencia bibliográfica:

Delicado, D., Machordom, A., Ramos, M. A. 2013. «Living on the mountains: Patterns and causes of diversification in the springsnail subgenus Pseudamnicola (Corrosella) (Mollusca: Caenogastropoda: Hydrobiidae)». Molecular Phylogenetics and Evolution, 68: 387-397. doi.org/10.1016/j.ympev.2013.04.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *