Reino Unido autoriza el uso terapéutico de embriones de tres ‘padres’

Las técnicas de fecundación in vitro con el objetivo de evitar enfermedades mitocondriales –causadas, en la mayor parte de los casos, por un trastorno de la fosforilación oxidativa y una alteración de la producción de energía– podrían ponerse a disposición de los pacientes en Reino Unido.

Solo en el país británico alrededor de 12.000 personas viven con estos trastornos, que son transmisibles de madre a hijo. De hecho, uno de cada 6.500 bebés nace en el país con un trastorno mitocondrial capaz de provocar enfermedades del corazón, del hígado y problemas respiratorios. Es más, en los casos más graves puede incluso provocar la muerte.

La técnica de reproducción permitiría prevenir dicha transmisión usando técnicas de reemplazo mitocondrial. Hasta ahora, la legislación estipula que solo los espermatozoides y los óvulos no alterados pueden ser utilizados para los tratamientos de reproducción asistida.

A raíz de una consulta pública realizada entre junio y diciembre de 2012 en la que había un apoyo general para el tratamiento, se tomó la decisión de publicar un proyecto de reglamento a finales de este año tras una consulta pública más.

Según ha anunciado hoy el ministerio de sanidad británico, el reglamento, que estaría sujeto a estrictas condiciones, convertiría a Reino Unido en el primer país del mundo en dar a los pacientes la opción de usar esta técnica preventiva, que podría salvar alrededor de diez vidas al año.

“Estos nuevos procedimientos podrían llevar la esperanza a muchas familias que buscan evitar que sus futuros hijos hereden estas patologías”, explica Dame Sally Davies, consejero de sanidad de Reino Unido. “El proyecto de reglamento se publicará para consulta a finales de este año. El gobierno tiene la intención de presentar una versión final para su debate en el Parlamento del próximo año”.

Tres ‘padres’ y una terapia

Este tratamiento genético podría salvar alrededor de diez vidas al año

El tratamiento consiste en utilizar un óvulo de una donante, que hará de receptor de toda la información genética de la madre, con la excepción de la mitocondria defectuosa. Después, el óvulo resultante se fecunda con el esperma paterno. Así, la técnica permitiría a una mujer con alguna enfermedad mitocondrial tener hijos sanos.

A la espera de avances emergentes en este campo, en 2008 el Parlamento aprobó una enmienda a la Ley de Fertilización Humana y Embriología para introducir un poder de toma de regulación que, de ser introducido, permitiría la terapia de reemplazo de mitocondrias.

La primera evaluación de la seguridad y la eficacia de la sustitución de las mitocondrias se llevó a cabo en abril de 2011 por la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología (HFEA por sus siglas en inglés).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *