Una pintura para techos y paredes frena la propagación infecciosa en hospitales

La empresa Xylazel, del Grupo Zeltia, ha desarrollado una pintura específicamente diseñada para centros sanitarios. Según ha explicado hoy José Ramón Álvarez, director de I+D de la firma, durante una presentación en Madrid, el producto está indicado para su utilización en lugares donde se necesite la máxima protección antibacteriana.

La pintura de Xilazel cuenta con el aval de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) y logra su eficacia gracias a su alto contenido en filosilicato laminar con iones de plata (Ag+) “con una actividad probada frente a gran variedad de microorganismos patógenos”, ha señalado Álvarez.

Este Laboratorio de Control Microbiológico, que ha llevado a cabo una evaluación independiente del producto, ha ensayado el comportamiento microbiano de la pintura frente a cuatro bacterias y un hongo habituales en entornos sanitarios: Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Enterococcus hirae y Aspergillus niger.

Resistencia frente a desinfectantes

El laboratorio –ha añadido Álvarez– ha utilizado en su evaluación el protocolo estándar JIS Z 2081, “un método japonés de referencia para la industria en todo el mundo, equivalente a la ISO 22196:2007, que ha medido la actividad antimicrobiana superficial de la pintura”.

Además, Xylazel ha destacado que la nueva pintura ofrece estabilidad y resistencia frente a agentes desinfectantes habituales en entornos sanitarios. También se ha ensayado su reacción al fuego, con clasificación B-s1, d0, “lo que significa que se trata de material combustible con contribución muy limitada, producción muy baja de humos y ausencia de gotas o partículas”.

La pintura también puede utilizarse en estancias donde haya manipulación de alimentos y se requieran condiciones higiénicas especiales, como cocinas o comedores públicos.

En España existen más de 300.0000 casos de contagios producidos por agentes infecciosos en hospitales, según datos de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

La incidencia de estas infecciones llamadas nosocomiales está considerada como un marcador importante a la hora de valorar la seguridad del paciente y la calidad de un centro hospitalario. Según datos del último estudio Epine, un 6,3% de los pacientes hospitalizados en España en el último año ha sufrido una infección durante su ingreso.

En la última edición de este estudio participaron 287 hospitales de agudos de toda España y un total de 61.222 pacientes.

Aunque en las primeras encuestas se registraban tasas del 8,5% (1990), 7,8% (1991) o 7,3% (1992), la frecuencia de infecciones a lo largo de los últimos años ha experimentado ligeros descensos hasta estabilizarse entre el 6,5% y el 6,7%.

1 Comment

  1. ANTONIO

    Sería muy interesante que fuese utilizado no sólo en hospitales y centros de salud pública y privados si no tambien en centros educativos y todos los centros públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *