La vacunación intranasal es más eficaz que la subcutánea para los tumores mucosos

Los tratamientos contra el cáncer aplicados directamente en los tumores de las zonas mucosas de la nariz, la boca o el tracto genital  pueden ser más efectivos que los subcutáneos. Una investigación realizada en ratones explica que se debe a la actuación de las células antitumorales CD8+, localizadas en los tejidos mucosos.

Los tratamientos contra el cáncer aplicados directamente en los tumores de las zonas mucosas de la nariz, la boca o el tracto genital  pueden ser más efectivos que los subcutáneos. / U.S Pacific Fleet

Los tratamientos contra el cáncer aplicados directamente en los tumores de las zonas mucosas de la nariz, la boca o el tracto genital  pueden ser más efectivos que los subcutáneos. / U.S Pacific Fleet

SINC
|

13 febrero 2013 20:00

Hasta ahora, la comunidad científica ha diseñado tratamientos para tratar los tumores mucosos –aquellos formados por tejido mucoso, como los localizados en el pulmón, la laringe, la nariz y la zona genital­­­­– mediante vacunas subcutáneas, administradas en el tejido celular localizado bajo la piel.

“La razón se encuentra en las membranas mucosas de estas zonas, que están equipadas sustancias químicas que mantienen alejados a los invasores externos”

Un grupo de investigadores liderados por la Universidad París Descartes, en París, ha descubierto en ratones que las vacunas suministradas directamente en la mucosa provocan la actuación de las células antitumorales T CD8+, que neutralizan a las afectadas por el tumor, lo que permite un mejor control clínico respecto a las vacunas subcutáneas.  

El trabajo, que publica esta semana la revista Science Translational Medicine, recoge que los tratamientos “administrados directamente en las mucosas de estos tumores pueden ser más eficaces que los administrados de manera convencional, a través de una inyección en el brazo”.

Para los autores, la razón se encuentra en las membranas mucosas de estas zonas, que “están equipadas con potentes sustancias químicas que mantienen alejados a los invasores externos”.

El equipo de científicos concluye así que las vacunas contra el cáncer “pueden trabajar mejor cuando se inyectan en tumores mucosos, un dato que podría ayudar a diseñar futuros tratamientos terapéuticos contra los cánceres situados en las mucosas”.

El éxito de la medicación intranasal

Los expertos analizaron los efectos de la vacunación intranasal en ratones con cáncer de cabeza y de cuello, a los que administraron el tratamiento con un inyector con punta de cono. A continuación, compararon los resultados de la vacuna con los de la vacuna convencional.

Los ratones que recibieron la medicación intranasal vivieron más tiempo y mostraron signos de disminución del tumor. En cambio, “estos efectos fueron menos potentes cuando los ratones recibieron la vacuna por la vía convencional”, señalan los autores.

Referencia bibliográfica:

Federico Sandoval et.al. ”Mucosal Imprinting of Vaccine-Induced CD8+ T Cells Is Crucial to Inhibit the Growth of Mucosal Tumors”. Science Translational Medicine. Vol. 5. 13 de febrero de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *