TARRAGONA, 5 (EUROPA PRESS)

Los análisis realizados a las muestras recogidas en la desembocadura del río Francolí (Tarragona) han descartado la presencia de ningún vertido contaminante o de sustancias «nocivas», después de que la organización ecologista Mediterránia-CIE alertara del vertido de más de 100.000 litros de hidrocarburos este lunes.

Así lo han ratificado a Europa Press fuentes de la Agencia Catalana del Agua (ACA), que han señalado que el manto negro es atribuible en realidad a la presencia de «fangos naturales» que estaban en el lecho del río y han quedado expuestos tras la retirada de las aguas, propia del periodo veraniego en ríos de comportamiento irregular.

Las mismas fuentes han precisado que el color negruzco se debería a la falta de oxígeno en estos fangos, si bien han insistido en que la inspección realizada en la zona ha descartado cualquier «anomalía», peces muertos o fugas en las infraestructuras industriales y en los colectores de aguas residuales.

Los mismos fangos ya se habían observado otros años «pero no con tanta intensidad», aunque la lluvias transcurridas en las últimas horas y la subida de la marea han hecho que la situación volviera a la normalidad, según han constatado este martes inspectores de la agencia, que realizarán un seguimiento del suceso para comprobar su evolución.

Mediterránia-CIE presentó este lunes una denuncia ante la Generalitat, el Ayuntamiento de Tarragona, el Seprona de la Guardia Civil y el Port de Tarragona por lo que entendía que era un vertido de origen «desconocido», y apuntaba al Port de Tarragona como foco de contaminación, extremo que descartó horas después el mismo puerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here