Los humanos provocan incendios forestales en Galicia desde hace más de 6.000 años, según un estudio del CSIC

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 (EUROPA PRESS)

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) concluye que los humanos ya provocaban incendios forestales en los montes gallegos hace más de 6.000 años y los relaciona con el deseo de aclarar espacios para el ganado.

La tesis, realizada por el holandés Joeri Kaal, investigador del CSIC, lleva por título “Identificación, caracterización molecular y significado de los residuos de fuego en los suelos coluviales de Campo Lameiro” y se centra en los terrenos del entorno de este parque arqueológico, en la provincia de Pontevedra.

Entre las conclusiones del trabajo destaca que la llamada “cultura do lume” hunde sus raíces en la prehistoria y que la práctica del fuego para manejar el monte “nunca dejó de ser una herramienta importante” en Galicia.

Los resultados del estudio revelan que los suelos típicos del monte gallego (como el Ranker Atlántico) se sitúan entre los más ricos del mundo en cantidad de carbón vegetal y señalan “la ocurrencia sistemática en Galicia de fuegos de origen antrópico desde hace más de 6.000 años”.

Las muestras analizadas han evidenciado que entre el 30% y el 40% de la materia orgánica de los suelos de Campo Lameiro deriva de incendios ocurridos en los últimos 6.000 años. El autor de la tesis ha expuesto que se puede interpretar que la abundancia de suelos de gran espesor (hasta tres metros) e intenso color negro en el monte gallego no es “necesariamente” una consecuencia única de la protección de la materia orgánica por la liberación de aluminio del granito, sino que la alteración térmica “puede haber contribuido a la estabilización de la materia orgánica”.

CAMBIOS EN LA VEGETACIÓN

Por ello, concluye que la formación de los Rankeres Atlánticos en toda Galicia “está relacionada con el régimen de los paleoincendios o incendios antiguos”. Además, Kaal ha indicado que en el año 4.000 antes de Cristo la vegetación en Campo Lameiro se caracterizaba por ser “un bosque abierto de roble caducifolio” en un hábitat con herbáceas, helechos y arbustos. Sin embargo, a partir de ese periodo, “se produjo una perturbación en la vegetación, una regresión del bosque y una expansión del matorral”.

El elevado contenido en carbón vegetal y polen de especies sinantrópicas relacionadas con actividades pastorales, así como esporas de hongos fecales en las capas de suelo que corresponden a esta época “sugieren prácticas de quema para aclarar el monte para el ganado”, ha expuesto Kaal.

“Todo esto lleva a concluir que la “cultura do lume” tiene sus raíces profundamente establecidas en la historia de Galicia y que la práctica del fuego para manejar el monte viene de la prehistoria y nunca dejó de ser una herramienta importante”, ha afirmado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *