Los cerdos son los animales que más accidentes de tráfico sufren en el transporte en España, según un estudio

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El transporte de ganado no está exento de sufrir accidentes de tráfico, y aunque este tipo de siniestros no son muy comunes, lo cierto es que suponen un riesgo para la seguridad vial y para los propios animales, según un estudio de la Universidad de Zaragoza (UNIZAR) publicado en “Journal of Applied Animal Welfare Science”, que señala que es en el transporte de cerdos en donde más siniestros se producen.

Así, entre 2000 y 2009 se produjeron 86 accidentes en el transporte de animales, de los cuales en el 57 por ciento de los casos se trataba de transporte de cerdos, los accidentes más frecuentes, seguidos del transporte de vacas (30%), de pollos (8%), y ovejas (5%). En estos siniestros, la mortalidad de los animales fue del 22 por ciento para los cerdos y de 12 por ciento para el vacuno.

La explicación de la alta proporción de accidentes en el transporte de cerdos está relacionada con la elevada demanda de consumo de estos animales. De hecho, los cerdos son uno de los animales más transportados debido a la gran demanda de su consumo en España y en Europa, y por ello son los más expuestos a los accidentes de tráfico.

Este tipo de accidentes tienen riesgos adicionales asociados al propio siniestro, ya que, según el estudio, hasta en el 70 por ciento de los casos, al menos en lo que se refiere al transporte de porcino, los animales deambulan por la carretera después del accidente, “lo que supone un riesgo para la seguridad vial y puede causar otros accidentes”, según ha asegura Genaro Miranda de la Lama y Gustavo María, autores del estudio, al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

“Los animales no están programados evolutivamente para afrontar un accidente en carretera, por lo que sufren estados de estrés, ansiedad, miedo, dolor e incertidumbre que pueden poner en peligro la integridad de otros animales y las personas”, explica Miranda de la Lama. De hecho, en el 23 por ciento de los siniestros analizados estuvo involucrado otros vehículos que causaron la muerte a 41 personas.

Aunque en España el transporte de ganado está “ampliamente” regulado por las disposiciones nacionales y la legislación Europea, “sería importante desarrollar protocolos específicos de actuación que permitan abordar los diferentes tipos de siniestros con bases científico-técnicas”, certifica María.

En función de la comunidad autónoma donde ocurre el siniestro, se sacrifica in situ al animal superviviente o se le vuelve a cargar para llevarlo al matadero. Según Miranda de la Lama, “esto debería estandarizarse, sacrificando de emergencia a los animales con lesiones especialmente dolorosas como fracturas expuestas, y volver a transportar a los animales aparentemente menos dañados”.

La principal causa de los incidentes parece ser la fatiga de los conductores por las intensas jornadas de trabajo, las rutas mal diseñadas, y los altos niveles de exigencia laboral. En el caso de los porcinos, en general el transporte es gestionado por compañías integradoras que disponen de un elevado nivel logístico, pero que se encuentran bajo una constante presión por la alta competitividad comercial, que suele afectar el comportamiento de los conductores.

Para los bovinos, los camioneros son transportistas autónomos con un nivel logístico “muy básico” y una escasa planificación de los viajes. Los conductores no suelen participar en los programas de entrenamiento y de seguridad que desarrollan las grandes compañías.

Para prevenir estos accidentes, los autores del estudio aconsejan respetar los tiempos de descanso y los relevos en la conducción, y mejorar la planificación de las rutas. El desarrollo de programas de formación específicos para transportistas y para el personal de los servicios de emergencia que acuden a estos accidentes sería también “muy necesario”, en su opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *