Científicos descartan que las centrales nucleares aumenten el riesgo de leucemia

LONDRES (REINO UNIDO), 9 (Reuters/EP)

Científicos del Comité sobre los Aspectos Médicos de la Radiación en el Medio Ambiente de Reino Unido (COMARE, en sus siglas en inglés) han concluido un estudio después de 35 años en el que no han hallado evidencia científica de que quienes, desde niños, viven cerca de las centrales nucleares tengan más riesgo de desarrollar leucemia.

Así se desprende de los resultados de dicho estudio, en el que se analizó la incidencia de esta patología en los alrededores de trece centrales nucleares de Reino Unido.

De este modo, y teniendo en cuenta un radio de cinco kilómetros alrededor de cada central, apenas detectaron 20 casos de leucemia infantil entre 1969 y 2004. Cuando ampliaron la zona de análisis a un radio de 25 kilómetros, el número de casos también aumentó hasta los 430 casos en el mismo periodo.

En ambos casos, las tasas de incidencia son “prácticamente iguales” a las halladas en áreas donde no hay centrales nucleares, indicaron los autores, quienes señalaron que el riesgo adicional es “extremadamente pequeño o nulo”, según explicó Alex Elliott, presidente de COMARE.

Varios estudios previos habían sugerido una posible relación entre el hecho de vivir cerca de estas centrales y un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer. De hecho, un estudio alemán, publicado en el 2007, halló un riesgo significativamente mayor.

Sin embargo, desde COMARE, y sobre todo después de concluir su investigación, apuntan que estos hallazgos probablemente se habían visto influidos por un “brote inexplicable” de leucemia cerca de Krummel, en el norte de Alemania, entre 1990 y el 2005.

De hecho, excluyendo Krummel, el incremento del riesgo de leucemia infantil en otras zonas era “extremadamente débil”, añadieron.

Elliott asegura, no obstante, que hay que estar atentos a esta posible relación sin dejar por ello de lado otras posibles causas. Además, ha explicado que este estudio ha medido el riesgo de vivir cerca de una central nuclear siempre en condiciones normales de funcionamiento, por lo que los resultados no se pueden comparar con lo sucedido en Chernobil.

“No se pueden extrapolar (estos hallazgos) a una situación catastrófica”, indicó el autor, rechazando también que tenga validez para evaluar las consecuencias futuras que tendrá el accidente en Fukushima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *