Aprobado un estudio sobre energías renovables marinas en las regiones atlánticas promovido por el CES de Cantabria

SANTANDER, 15 (EUROPA PRESS)

El Consejo Económico y Social (CES) de Cantabria ha liderado, bajo su Presidencia de la Red Transnacional Atlántica, la elaboración de un estudio sobre energías renovables marinas (ERM), que ya ha sido aprobado.

El objetivo del estudio es identificar los “posibles obstáculos” al desarrollo de estas energías en las regiones atlánticas tanto desde el punto de vista jurídico, como administrativo, económico, social y medioambiental.

En el informe, según indica el CES en nota de prensa, se dan recomendaciones para superar esos “obstáculos” y aprovechar la “oportunidad” que ofrece el Océano Atlántico en materia de recursos marinos.

“Desarrollo de las energías renovables marinas: condiciones de éxito en las regiones de la RTA del Arco Atlántico” es el título del informe. En él se explica cómo el cambio climático, la dependencia e incertidumbre de abastecimiento energético, y la competitividad, “obligan” a tomar decisiones “vitales” sobre el modelo energético y las fuentes de energía del futuro.

El CES destaca en este sentido la necesidad de sustituir las energías fósiles por energías renovables que tengan un “impacto mínimo” sobre el medio ambiente.

Tras indicar que las energías renovables marinas constituyen para las regiones atlánticas una fuente energética “de indudable interés” por ser energías “limpias y autóctonas”, el CES apela a la necesidad de adoptar una posición “decidida y muy proactiva” relacionada con el avance tecnológico para aprovechar sus “ventajas ambientales y socioeconómicas”.

MADUREZ

Una vez alcanzada su “madurez”, los autores del informe recomiendan favorecer su despliegue “a gran escala”, a la vez que se ponen en marcha herramientas de sensibilización, de formación y de comunicación.

Asimismo, el informe contempla la necesidad de reforzar “significativamente” los equipos de investigación mediante medios y financiación, además de apoyarse en los sectores económicos ya existentes para el despliegue industrial que llevará aparejado.

También apuesta por la creación de clusters a partir de los potenciales existentes y por reforzar las sinergias interregionales en torno a ellos.

Igualmente, sugiere favorecer el desarrollo y la mutualización de las capacidades portuarias y de los medios de logística, como infraestructuras o buques especializados.

RED TRANSPORTE ELÉCTRICO MARINO

Un aspecto imprescindible para el desarrollo de este potencial, –que exige una acción conjunta de los países implicados–, es la creación de una red de transporte eléctrico marino, similar a la construida en el mar del Norte.

En cualquier caso, los autores del informe creen que para propiciar el surgimiento de este nuevo sector industrial, –que traerá consigo nuevas posibilidades de empleo, de diversificación económica y de reconversión de sectores como la construcción naval–, es “indispensable” una estrategia común de todos los actores involucrados.

Además de la voluntad política y de la implicación de toda la sociedad, se requiere un esfuerzo concertado en el que han de movilizarse los medios científicos, tecnológicos, financieros, industriales y las cualificaciones profesionales, añade.

COLABORACIÓN

“Con el océano atlántico como patrimonio común, las regiones atlánticas están abocadas a la cooperación, tanto en el mar, planificando y ordenando de manera racional y eficiente el espacio marino, como en tierra, mediante la coordinación e intercambio de sus conocimientos y competencias”, argumenta el estudio.

Esta colaboración también se eleva hasta la Unión Europea, mediante programas y estructuras de cooperación tecnológica, en el marco de una futura Iniciativa Industrial Europea, ya existente para la energía eólica offshore cimentada en el fondo.

En este sentido, los Consejos Económicos y Sociales de las Regiones atlánticas de la RTA solicitan también una medida similar para la energía de las olas y de las corrientes.

Estas son las principales conclusiones de un trabajo que se puso en marcha en 2008 y se presentó en Bruselas a finales del año pasado.

RED

La Red Transnacional Atlántica es una plataforma de cooperación de la sociedad civil dentro del Espacio Atlántico. Se constituyó el 19 de septiembre de 2003 y está compuesta por los Consejos Económicos y Sociales de las regiones del Espacio Atlántico o por organismos regionales análogos.

Actualmente se compone de dieciséis socios, que provienen de cuatro países: España, Francia, Reino Unido y Portugal. La Red, que forma parte de la Comisión del Arco Atlántico (CAA), define planes y políticas de cooperación interregiona para dirigirlas principalmente a las instituciones de la UE e influir en la promoción de políticas que favorezcan a estas regiones periféricas con problemas comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *