Investigación del CNIO sugiere que los microARNs evitan que las células se conviertan en cancerosas

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Una investigación desarrollada por investigadores del Grupo de División Celular y Cáncer del CNIO, dirigido por Marcos Malumbres, sugiere que los microARNs (pequeños fragmentos de RNA) actúan como una barrera que protege a las células de la expresión de oncogenes y evitan así que se conviertan en células cancerosas. El avance se publica en el último número de la revista especializada «Blood».

Una de las características de las células tumorales es la expresión de moléculas específicas conocidas como oncogenes, que impulsan la transformación maligna de las células. Uno de estos oncogenes (el MYC) se encuentra frecuentemente alterado en varios tumores humanos, en algunos casos como resultado de translocaciones cromosómicas.

La desregulación de MYC conduce a cambios dramáticos en los niveles de muchas proteínas implicadas en la proliferación celular. Sin embargo, a pesar de su fuerte actividad oncogénica, MYC no es una buena diana terapéutica, ya que carece de actividad enzimática que pueda ser inhibida con medicamentos.

Estos investigadores habían demostrado que un microRNA específico, llamado miR-203, es capaz de controlar los niveles de ABL1, una quinasa oncogénica que participa en la progresión de la leucemia mieloide crónica. El artículo de «Blood» demuestra que el oncogén MYC está también regulado por varios microRNAs diferentes en linfomas.

Según explica Malumbres, «en presencia de niveles normales de microRNAs, la expresión de los oncogenes como MYC está bien controlada». «Sin embargo, en las células tumorales la amplificación o translocación del oncogén MYC eleva los niveles de esta proteína, que podrían ser controlados si los microRNAs estuviesen presentes», dice.

«Este artículo –concluye Malumbres– no sólo muestra la importancia de los microRNAs en la modulación de la actividad de los oncogenes, sino que también ofrece nuevas oportunidades para reducir el nivel de estos oncogenes en tumores malignos hematopoyéticos mediante la re-expresión de algunos de los microRNAs».

«En particular –dice–, el trabajo del Grupo de División Celular y Cáncer del CNIO proporciona una batería de microRNAs cuya re-expresión puede tener efectos terapéuticos en neoplasias hematopoyéticas».

La importancia de este hallazgo guarda relación con el hecho de que algunas compañías están investigando, en la actualidad, la manera de inyectar en este tipo de células tumorales –ya sea usando nanopartículas o partículas lipídicas– los microRNAs ausentes y reconstruir así la barrera de MicroRNAs contra oncogenes, como el MYC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *