Tratan de salvar a una osa herida en Asturias

OVIEDO, 8 (EUROPA PRESS)

La viceconsejera asturiana de Medio Ambiente, Belén Fernández, ha afirmado que la hembra de oso pardo cantábrico que fue hallada herida muy grave este jueves en la localidad de Larón, en Cangas de Narcea, evoluciona «dentro de la normalidad» y su pronóstico es reservado «porque existen incertidumbres importantes».

Así lo ha dicho este viernes en rueda de prensa, en la que ha emplazado a esperar entre 24 y 72 horas para ver la evolución del ejemplar. Tras esta primera fase de sedación, la osa, de 15 meses, podría ser trasladada al Centro de Recuperación de la Fauna de Sobrescobio, donde permanecería durante varias semanas. Desde el Principado confían en su recuperación.

No obstante, la osa sufre una fractura de isquion, cerca de la cadera, que podría haber dañado su capacidad reproductiva, según ha apuntado Fernández, aunque el traumatismo es «recuperable dentro de un proceso normal».

Además, el diagnóstico en relación a su comportamiento neurológico es incierto ya que la movilidad de la osa se podría ver afectada, si finalmente se recupera. La impresión de los veterinarios es que, en principio, el animal no padece esta afección, «aunque no hay garantías al cien por cien», ha señalado.

El animal fue localizado herido muy grave en territorio del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, por personal de la Fundación Oso Pardo. Según Fernández, la osezna manifestaba «un grado de delgadez importante, mucha deshidratación y heridas importantes a la altura de la cadera».

Así, cuando se comunicó del estado de la osa a la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, se movilizó a personal de la guardería de la Fundación Oso Pardo y de la Patrulla Oso del Principado de Asturias, que acudieron al lugar donde fue hallado el animal, y en el que se le realizaron las primeras curas.

También acudieron técnicos de la Dirección General de Biodiversidad y Paisaje, especialistas veterinarios y biólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, del Seprona. Posteriormente se trasladó a la osezna a una clínica veterinaria de Oviedo.

Una vez en el centro de la capital asturiana, se procedió a la aplicación de puntos sobre las heridas y de antibióticos para garantizar que la infección «no fuera a más».

En este sentido, la viceconsejera ha comentado que también hay riesgo en relación a las infecciones y a la respuesta del animal ante el tratamiento antibiótico.

Desde el Principado mantienen que las heridas fueron provocadas por el ataque de otro mamífero, aunque no aseguran que haya sido un oso adulto y de otra especie. Hasta el momento, tampoco se ha confirmado si la osa podría tener secuelas con el tiempo, en caso de que sobreviva. «No hay garantías de una recuperación total o parcial», ha declarado Fernández.

Por otra parte, también el Principado baraja que el ejemplar de oso pardo pueda ser una de las crías que se quedaron huérfanas en Degaña, cuando su madre desapareció el pasado mes de septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *