Hallan un nuevo gen implicado en la predisposición de ciertos individuos a tener problemas de alcoholismo

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

Un equipo internacional de investigadores ha identificado un nuevo gen implicado en las diferencias en el consumo de alcohol que presentan las personas. Este descubrimiento, publicado “on line” esta semana en “Proceedings of the National Academy of Sciences”, supone un avance en el conocimiento del mecanismo genético que podría predisponer a un individuo a sufrir un problema de alcoholismo.

Un total de 48.000 individuos procedentes de 12 muestras diferentes de base poblacional de procedencia europea participaron en este trabajo, desarrollado por Danielle M. Dick, profesor asociado del Departamento de Psiquiatría de la Virginia Commonwealth University (VCU)School of Medicine, y Fazil A. Aliev, investigador asociado del Virginia Institute for Psychiatric and Behavioral Genetics de la VCU.

Según explica Dick, este trabajo es el fruto de un gran esfuerzo de colaboración de toda la comunidad científica para combinar muestras de las que se ha recogido la información sobre el consumo de alcohol y se ha realizado un amplio análisis genético.

Esto ha permitido al equipo identificar un nuevo gen implicado en diferentes patrones de consumo de alcohol, conocido como AUTS2. Los investigadores analizaron este gen en modelos animales para corroborar la implicación de este gen en los resultados relacionados con el alcohol.

Dick examinó cómo los factores genéticos y medioambientales se unen para conseguir un impacto en el desarrollo de la dependencia del alcohol y los problemas relacionados con esta circunstancia. Desde el año 2000, esta investigadora ha trabajado con un equipo multidisciplinar ubicado en distintas ciudades en el marco del Estudio Colaborativo sobre la Genética del Alcoholismo. El objetivo era identificar genes específicos implicados en la predisposición al alcoholismo.

En otro trabajo, en el que se estudió a gemelos de Finlandia, Dick está examinando la importancia de la influencia de los cambios genéticos y medioambientales en el desarrollo y cómo los factores de riesgo medioambiental –como el estilo de vida, la familia o los amigos– influencian e interactúan con la predisposición genética de los individuos en la aparición de potenciales problemas.

Según esta investigadora, no hay sólo un gen responsable del alcoholismo, sino más bien un conjunto de genes, cada uno con un pequeño efecto, que se unen y contribuyen a la aparición del riesgo individual de desarrollo de problemas.

A través de esta investigación, espera aumentar la comprensión de los genes que participan en los diferentes desórdenes y los factores medioambientales críticos en la reducción –o el aumento– del riesgo entre las personas susceptibles. En último término, esta información podría emplearse, en el futuro, para desarrollar nuevos métodos de prevención e intervención en este área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *