Los beneficios de la radioterapia superan los riesgos de desarrollar un segundo cáncer

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La proporción de cánceres secundarios asociados al tratamiento de radioterapia del cáncer primario en los adultos es pequeña, alrededor del 8 por ciento, según un estudio, según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer en Rockville (Estados Unidos) que se publica en la revista “The Lancet Oncology”. Los resultados sugieren que la mayoría de cánceres secundarios se deben a otros factores como el estilo de vida y la genética.

Los investigadores explican que el tratamiento de radioterapia se asocia con un riesgo de desarrollar un segundo cáncer, pero hasta el momento se desconocía la proporción de cánceres secundarios que podría estar asociada con este tratamiento.

Los autores, dirigidos por Amy Berrington de González, recopilaron datos de 647.672 supervivientes adultos de cáncer de registros estadounidenses de cáncer y encuestas nacionales. Calcularon el riesgo a largo plazo de cánceres secundarios derivados de la radioterapia en las localizaciones de los tumores primarios sólidos en estos adultos durante un periodo de seguimiento de 30 años. Durante este tiempo, el 9 por ciento de quienes sobrevivieron 5 años desarrolló un segundo cáncer sólido.

Los investigadores estimaron que el 8 por ciento de estos cánceres secundarios podían estar asociados al tratamiento de radioterapia del primer cáncer. Más de la mitad de estos cánceres se daban en supervivientes de cáncer de mama y de próstata. La proporción estimada de cánceres secundarios asociados a la radioterapia variaba según la localización del primer cáncer, del 4 por ciento en el caso de los cánceres oculares hasta el 24 por ciento para el cáncer de testículos.

El riesgo de desarrollar un segundo cáncer era superior en los pacientes tratados a una edad más joven y en órganos expuestos a mayores dosis de radiación y se incrementaba con el mayor tiempo desde el diagnóstico.

Por cada 1.000 pacientes tratados con radioterapia los investigadores estimaron un exceso de tres cánceres asociados al tratamiento de radiación en los 10 años siguientes al diagnóstico del primer cáncer y un exceso de 5 cánceres a los 15años. Estos riesgos, señalan los autores, son pequeños en comparación con los posibles beneficios del tratamiento.

Los autores concluyen que estos descubrimientos pueden ser utilizados por los médicos y pacientes para poner en perspectiva el riesgo de cáncer asociado a la radiación cuando se compara con los posibles beneficios del tratamiento. Sin embargo, los investigadores afirman que serán necesarios más estudios sobre los riesgos de cánceres secundarios en relación a los tratamientos de radioterapia más nuevos como la radioterapia de intensidad modulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *