Los niños con epilepsia desarrollan más problemas psiquiátricos

Esta investigación confirma la comorbilidad psiquiátrica de la epilepsia que descubrieron anteriores estudios

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los niños con epilepsia son más propensos a tener síntomas psiquiátricos, siendo las niñas quienes tienen más problemas emocionales y los niños más hiperactividad, falta de atención y dificultades para relacionarse con los demás. Así lo demuestra un estudio realizado sobre niños noruegos por el Centro Nacional para la Epilepsia del Hospital Universitario de Oslo, en Noruega, publicado “on line” en “Epilepsia”.

Estudios anteriores habían demostrado que los niños con epilepsia presentaban un mayor riesgo de desarrollar problemas de conducta y desórdenes psiquiátricos, entre los que se incluye la ansiedad, la depresión y el desorden por déficit de atención e hiperactividad (TDA).

Una investigación de base poblacional realizada en 2003 registró desórdenes psiquiátricos en el 37 por ciento de los niños con epilepsia, mientras que los menores con diabetes y aquellos sanos del grupo de control presentaban un porcentaje de estos trastornos mucho menor, de 11 y 9 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, hasta el momento no existían evidencias médicas que establecieran, con claridad, el momento en el que estos niños o adolescentes con epilepsia eran más vulnerables a desarrollar problemas psiquiátricos o explicaran cómo el género influencia la psicopatología en pacientes con epilepsia.

El trabajo publicado en “Epilepsia” utilizó datos recogidos, a través de cuestionarios, por el Centro de Investigación del Servicio de Salud Noruego en 2002. En relación con los niños entre los 8 y los 13 años de edad, un total de 14.699 padres (78%) completaron un cuestionario que incluía preguntas sobre temas como las condiciones sociodemográficas, físicas y de salud mental de estos menores.

Para evaluar los síntomas psiquiátricos, los investigadores utilizaron las respuestas que dieron estos padres al Cuestionario sobre Puntos fuertes y dificultades (SDQ, por sus siglas en inglés), que incluye preguntas sobre síntomas relativos a problemas emocionales, de conducta, de falta de atención e hiperactividad y de conducta social. Las puntuaciones obtenidas en el SDQ sirvieron para clasificar a los menores como normales, fronterizos o anormales.

Basándose en las respuestas de los padres a este cuestionario, 111 niños fueron identificados como pacientes con epilepsia (una frecuencia del 0,8%), de los que 110 completaron las cuestiones incluidas en el SDQ, 64 niños y 46 niñas.

POBREZA Y ENFERMEDAD, OTROS FACTORES DE RIESGO

Descubrieron que los niños con epilepsia tenían una frecuencia significativamente mayor de síntomas psiquiátricos (38%), en comparación con el grupo de control (17%). Además, observaron que los varones tenían un mayor riesgo de síntomas psiquiátricos que las chicas, tanto entre el grupo de pacientes epilépticos como en el de control.

Factores de riesgo adicionales para desarrollar estos problemas fueron un estatus socioeconómico bajo –con ingresos familiares por debajo del umbral de la pobreza–, o tener otra enfermedad crónica, como asma o diabetes, además de epilepsia.

Sin embargo, estos factores de riesgo independientes contribuyeron en diferente medida a la aparición de problemas psiquiátricos en niños y niñas con epilepsia. Tener o haber tenido epilepsia era un factor de riesgo mucho mayor para desarrollar problemas psiquiátricos en chicas, mientras que los varones con epilepsia parecían casi tan afectados por un bajo estatus socioeconómico que por tener epilepsia.

Los autores del estudio dicen que el motivo de esta situación sigue sin estar claro, pero que estudios anteriores descubrieron una actitud más negativa hacia el hecho de sufrir epilepsia en niñas que en niños.

Esta investigación descubrió también que el 33 por ciento de los niños con epilepsia que tenían entre 8 y 9 años presentaban una puntuación en el test SDQ que les situaba en la categoría de fronterizos o anormales, en comparación con el 18 por ciento de los niños sanos de esa misma edad clasificados en estas categorías.

LA IMPORTANCIA DE SER “UNO MÁS”

Según la autora principal de este estudio, Kristin Alfstad, del Centro Nacional para la Epilepsia del Hospital Universitario de Oslo, en Noruega, “decidimos dividir los grupos a los 10 años de edad, pues en ese momento comienza la preadolescencia”.

“El deseo de “ser como los otros” y de participar en diferentes actividades como un igual puede ser un asunto de importancia particular para los niños con epilepsia”, señala. El análisis muestra también un mayor riesgo de problemas psiquiátricos en las niñas con epilepsia entre los 10 y los 13 años.

Así, esta investigación confirma la comorbilidad psiquiátrica de la epilepsia que descubrieron anteriores estudios. Los autores destacan que la falta de grupos de edad estándar y las diferentes metodologías de estudio hacen imposible comparar los diferentes trabajos.

Para Alfstad, “múltiples factores de riesgo contribuyen a la alta prevalencia de síntomas psiquiátricos” que presentan estos pacientes, “con diferencias entre chicos y chicas”. “Identificar a los grupos de más riesgo podría ayudar a los médicos, que podrían implementar las intervenciones para prevenir los problemas psiquiátricos más serios”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *