La Fundación Ideas advierte de que en 60 años la ciencia no ha solventado ni el transporte ni la eliminación de residuos

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La Fundación IDEAS ha advertido de que en los últimos 60 años de era nuclear la ciencia no ha conseguido solventar al 100 por cien el problema del transporte, almacenaje y eliminación de los residuos nucleares, y como consecuencia, apunta que el combustible nuclear empobrecido se acumula en las instalaciones radioactivas de todo el mundo.

Así ha querido responder esta asociación afín al PSOE, ante el debate nuclear que se ha reabierto por la catástrofe de Japón, con el objetivo de “desmentir ideas, algunas erróneas y aceptadas que argumenta el “lobby” que defiende la energía nuclear” –en referencia al Foro Nuclear español–.

Es más, indica que “ninguna aseguradora” quiere hacerse cargo de la responsabilidad civil en caso de catástrofe o de los costes, que siempre asumen los estados, a los que también les corresponde la construcción de Almacenes Temporales Centralizados (ATC) de residuos nucleares.

En este sentido, hace referencia a un informe emitido por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés) sobre el futuro de la energía nuclear, que concluye que la nuclear arrastra cuatro “problemas críticos” desde sus comienzos y que aún debe resolver: coste, seguridad, residuos y proliferación.

En la actualidad, detalla que existen cerca de 440 centrales nucleares activas, que generan aproximadamente un 6 por ciento de la energía disponible. La mayor parte de ellas señala que son antiguas, se construyeron antes de la década de los 90. “Pronto será necesario reemplazarlas ya que ha superado el ecuador de su vida de diseño”, argumenta.

PLAN DE CIERRE DE CENTRALES NUCLEARES ESPAÑOLAS

Además, explica que casi todo el parque nuclear español, a excepción de la central burgalesa de Garoña, está aproximadamente en la mitad de vida de su diseño.

Acorde con la postura del actual Ejecutivo central, IDEAS propone un plan de sustitución de la energía nuclear de forma ordenada, y siempre y cuando se avance en el despliegue de fuentes de generación renovable, así como en sistemas de almacenamiento y gestión de la demanda.

En concreto, reitera su posición de cerrar todas las centrales de España al término de su vida de diseño (la última, Trillo, en agosto de 2028) por un mix renovables y gas natural, todo ello si, como parece probable, la nuclear sigue sin resolver sus problemas básicos, y suponiendo que las renovables consoliden las previsiones de alcanzar un notable desarrollo tecnológico en los próximos diez años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *